Jueves 19 de marzo (5º día de retiro)…. y yo me quedo en casa.

128

Lo Vaya día de mi santo… un san José anómalo… silencio sepulcral en la plaza, quien me iba a decir que iba a echar de menos el metálico tintineo de las mesas de los bares por la mañana y el ruido de los reponedores.

Una señora con dos perros… ¡con dos perros!… es como ir jugándose un comodín en el paseo.

Es por la mañana temprano y ya llevo un rato con el teletrabajo… me asomo para seguir controlando las palomas, como esto dure más o las anillo o las amaestro… la vecina les ha echado de comer, me las quita, un entretenimiento menos. Cada vez que asomo por las rejas creo que me voy a poner a cantar, es como el pequeño ruiseñor pero por imperiosa necesidad… un poco de música no viene mal.

Doce horas y suenan las campanas, vaya alegría, me he subido a la azotea… un poco de espectáculo no viene mal, así andamos…

Trece horas y el silencio asusta. Tanto presumir de que vamos a restaurantes caros y bares de postín y se me saltan las lágrimas pensando en un puesto de caracoles… una barra de chapa, un barreño, y caracoles, un lujo.

Catorce horas y me voy a pegar el lujo de mi santo, unos altramuces… relax, no es como estar en un cine de verano, pero me están sabiendo a gloria.

Esta tarde estamos todos en casa, mi hijo me ha dejado la Play como regalo del día del padre, creo que ha intentado evitar un conflicto.

Videollamada familiar como media España, es un caos… mis sobrinos no paran, el móvil torcido, se sale… lo que importa es oírse

Seguimos en aislamiento, como todos, pero mi mujer echa de menos el pilates… está buscando un sitio… intuyo que hoy no tengo espacio vital ni zona de confort, que corra el aire. Ya hay sitio para la gimnasia… me vuelvo un rato a la azotea.

Veinte treinta, vamos a empezar pronto una videollamada, es como hacer pandilla por internet, supongo que como esto siga para adelante acabaremos haciendo un fiestón por las redes… que no decaiga.

Y así seguimos…

Yo me quedo en casa.

Artículo anteriorLas trabajadoras de la limpieza, heroínas silenciosas
Artículo siguienteEl corrector
Licenciado en filología hispánica. Cofrade, hermano Hermano de la Santa Faz de la Trinidad y de la Hermandad de Pasión de San Basilio. Perteneciente también a la Fraternidad del Santísimo Cristo de la Providencia. Presidente de un club rugby de veteranos. Apasionado por los medios de comunicación y las redes sociales. Cordobés por la gracia de Dios y cordobesista por parte de padre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here