Martes 17 de marzo (3º día de retiro)…. y yo me quedo en casa

121

Hoy de nuevo con el teletrabajo, desde temprano…

Ocho horas de la mañana. Ya levantado y mirando el ordenador. Estoy esperando que toquen las campanas de la iglesia… símbolo sonoro del quehacer diario.

Campanas. Son las ocho y treinta y parece que llevo una vida en el portátil.

Voy a contar las palomas de la plaza. 1, 2, 3, 4… esa no para, creo que ya la he contado dos veces. Desisto.

Nueve y treinta. Desayuno… estamos todos juntos es como un domingo triste…. y eso que ha dejado de llover.

Mi mujer insiste en que me pruebe el jersey, un saquito de punto que diría mi abuela, que me hizo mientras se decidía a hablar Pedro Sánchez. Me está estrecho, creo que llevaba razón… estoy más gordo. El gorro y la bufanda que me confeccionó en el intervalo sí me está bien… bienvenido Harry Potter.

Son las trece treinta y estoy saturado. Tengo el móvil activo y no dejan de llegarme  memes, vídeos y mensajes… sería genial, pero todos te juran que es de su hermana, que lo ha grabado su madre o de su prima de Cuenca… no sé… o tengo en contactos a la gran familia o somos parte del nuevo orden mundial, tiembla Soros.

Las avellanas van mermando, el papel higiénico no. Ahí lo del peso.

Me toca hacer la comida.

Son las quince horas y ya está todo listo… ¿todo? Bueno, sin especular creo que comeremos bien dentro de mis posibilidades.

Diecisiete horas y sigo con teletrabajo… y el corrector en rojo, no existe esa palabra.

Veinte horas…. aplausos en los balcones.

Veinte treinta.. ¡la basura!… salgo… he sido nominado de nuevo. Salgo… dos bolsas… reciclaje y orgánica… lo reconozco.. me he dejado llevar por el momento.. pero pónganse en mi lugar…

Calle vacía y yo por el centro de la calle con las dos bolsas… sobre los pies…costero… (casi le doy con el michelín a la residencia)… lo reconozco… me he venido arriba y me he ido de largo… mañana bajo con marchas y hago una manta.

Contenedores… ha pasado una amiga y hemos hablado de lejos como para jugar una partida de tenis… vaya distancia.

Mañana será otro día, espero que las palomas no se muevan porque nos quedan días.

Yo me quedo en casa…

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here