Lunes 16 de marzo (2º día de retiro)…. y yo me quedo en casa

127

Me he levantado a la misma hora que cualquier día laborable.

Empezamos mal. Segundo día aislado…

Mi mujer dice… ¡a las 8 de la mañana! “Pésate que estás más gordo”, como si hicieran faltan testigos. Y eso no es todo. Me dice que debo hacer ejercicio … ¿en mi piso? Que de una carrera, como me descuide agrando el baño del vecino… Ya me buscará actividades extraescolares.

Salgo a comprar, he dejado por unos minutos el teletrabajo, mi corrector no reconoce eso de trabajar lejos, prepárate listillo.

Diez de la mañana, he comprado en dos tiendas lo que me hacía falta. Me equivoqué. Siempre falta algo.

Bueno… mi mujer me pide guantes y yo ufano le compro tres paquetes, lo reconozco… me equivoqué pensando que había acertado… he comprado guantes pensando que no había un mañana…

A esta hora he de confirmaros que lo que he comprado eran guantes para fregar… me ha caído doble. No ha colado eso de que en el futuro no se te picarán las manos,

Nos faltaba papel de las manos en casa… mira que había poca gente por la calle pero lo mas oído era… “¿Pepe tú también… con el papel higiénico?” dos veces he enseñado que era de las manos y una lo justifiqué desde la acera opuesta, no somos nadie.

Son las doce y vuelven a tocar las campanas.

Mi mujer tiene teletrabajo. Puf…

Va a dejar los zapatos en la puerta, dice que le han dicho (sic) que así no entran virus. Yo también he dejado los míos pero les he puesto un polvorón y una copa de anís, por si dejan algo.

Cinco de la tarde, hemos llegado a un acuerdo de no agresión, vamos… un pacto. Estamos guardando las distancias… es un pacto tácito de convivencia en la que siempre llevo las de perder.

Seis de la tarde… silencio. Algo se cuece.

Seis y veinte… mi mujer ha descubierto un apartado de la cocina que utilizaba como despensa de mis herramientas… se ha vuelto en mi contra.

Siete… mi mujer ha encontrado bombillas en la despensa, tiembla Ximénez de Puente Genil, a estas horas ya he cambiado tres bombillas y un plafón de la comunidad.

Siete treinta, muchos canales de películas y series… he intentado ver alguno pero es como para meterse en un refugio nuclear y no salir hasta que lo diga el calendario zaragozano… zombies, infecciones, series para quedarse aislado… tienes una suscripción y parece que te estás apuntando a la mutua de los muertos. Gracias por vuestros ánimos campeones.

Ocho de la tarde… sin perro… mañana os cuento.

Mucho ánimo a todos, sois magníficos.

Así sí, Córdoba somos todos.

Artículo anteriorEl emparejamiento del calcetín
Artículo siguienteDiario de un confinamiento: Día 4. El eje terrestre.
Licenciado en filología hispánica. Cofrade, hermano Hermano de la Santa Faz de la Trinidad y de la Hermandad de Pasión de San Basilio. Perteneciente también a la Fraternidad del Santísimo Cristo de la Providencia. Presidente de un club rugby de veteranos. Apasionado por los medios de comunicación y las redes sociales. Cordobés por la gracia de Dios y cordobesista por parte de padre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here