El aparcamiento del futuro


Desde que el coche empezó a circular en las ciudades, hace más de un siglo, resultó evidente que no había sitio para que el creciente número de coches estacionara en la calle. Así pronto tuvieron que construirse los primeros aparcamientos fuera de la calzada; al principio eran un simple soportal, después superpusieron varias plantas, con rampas y montacargas. Poco a poco estos almacenes de automóviles se iban a hacer cada vez más sofisticados.

En 1958, en la Exposición Universal de Bruselas se construyó el primer gran aparcamiento subterráneo que, como suele pasar con los nuevos inventos fue un fracaso, pues nadie estacionaba bajo tierra. Seguramente, por existir la alternativa gratuita de aparcar en las inmediaciones de la exposición. Y es que un aparcamiento que no esté a la intemperie es costoso.

El derecho a aparcar en esa intemperie, a aparcar elcoche en la calle de la ciudad se tiene interiorizado como un derecho. Sin embargo, es un derechoimposible para todos, irrealizable en una ciudad histórica. Garantizar que existan plazas de aparcamiento donde y cuando uno las necesite es complicado.

Para paliar este defecto, en las zonas de ensanche de las ciudades se fueron diseñando reservas cada vez más generosas de aparcamiento, a costa de estrechar las aceras, eso sí, y ahorrarnos de camino otros elementos menos importantes como jardines, árboles, bancos, fuentes, quioscos o veladores.

Aparcar un objeto personal en la calle, como el coche, es hacer un uso privado de un espacio público, y de forma gratuita. Un quiosco de prensa o unos veladores de un bar también utilizan espacio de todos, aunque pagando un tanto.

Mientras que el automóvil sea preciso en nuestra forma de vida, aparcar no es solamente importante, sino que es una necesidad. ¿Debemos dejar de anhelar una plaza de aparcamiento en la puerta de nuestra casa o en el destino donde queramos ir?

Una lavadora o un frigorífico son otros objetos personales, sin embargo, no los dejamos en la calle. Pero, con el coche, sino hay más remedio sí se hace,y suele estar al día siguiente donde lo dejamos, nadie lo ha robado ni lo ha rayado increíblemente-

En el casco histórico no hay donde aparcar. Si hubiera un transporte público moderno, si hubiera carriles obicicletas públicas…. pero todo esto requiere espacio, suprimir plazas de aparcamiento en la calle, construir aparcamientos caros. O ¿quizás no haga falta?

En ciudades históricas, se han inventado soluciones de aparcamiento en superficie, para no tener que ahondar en el subsuelo. Ejemplos en España y fuera de España los hay a cientos.

En centros modernos como en Londres, el edificio más alto de Europa, con más de 100 plantas de altura solamente cuenta con 50 plazas de aparcamiento.Has de aparcar en otro edificio alejado del centro. Otros edificios, como la Torre Carrara con 900 viviendas tiene apenas 100 plazas de aparcamiento.No prevén que hagan falta más. El coche autónomo llegará y se guardará solo fuera del ámbito, en un sitio donde se recargue.

 

El coche privado en propiedad va a ser caro, va a convertirse en un artículo de lujo. Por ello, si hacen falta edificios de aparcamiento de motocicletas y automóviles para quitar estorbos y poder recuperar espacios para el ciudadano hagámoslo fuera de la calzada y si es posible económicos, sostenibles y desmontables, pues no harán faltan dentro de una década.

Es previsible que los coches de hoy no durarán una década. Ya empiezan a comercializarse nuevos coches semiautónomos, que se mantienen en el carril de circulación y saben aparcar solos. Pero ¿dónde guardamos tantos coches que se están quedando anticuados, que no tienen cochera y día tras días están aparcados en la calle, casi olvidados por sus dueños?

No todas las ciudades avanzan al mismo ritmo. Aún, muchas ciudades siguen pensando en el coche antes que en el peatón, creciendo y diseñándose para que circule lo más fluidamente posible y con muchas plazas en las calles para aparcar

Sin embargo, para 2025 se prevé que los nuevos coches sean completamente autónomos, aunque no serán baratos. Y sabrán volver a su estacionamiento alejado a recargar su batería. Tiempo al tiempo.

1 Comentario

  1. Interesante artículo que evidencia el problema de aparcamiento que existe en España y en muchos otros paises.
    Hace muchos años que en Alemania se construyen edificios de aparcamientos en altura que intentan dar respuesta a este problema. Los primeros edificios, en estructura metálica, se hicieron para dar únicamente respuesta al problema del aparcamiento, sin prestar atención a otros factores como la integración urbana o el impacto visual. Esas construcciones además, carecían de sistemas constructivos propios que dieran respuesta a la singularidad de estas construcciones y se limitaban a copiar las conocidas técnicas de construcción industrial.

    Con el paso del tiempo los aparcamientos en altura se han ido definiendo como edificios singulares, cons sus propios sistemas estucturales y elementos constructivos. Se han ido integrando en la trama urbana y dan respuesta al entorno con múltiples tipos de fachadas. Además, las estructuras se han ido adelgazando, se han optimizado y se ha ajustado su coste, de manera que se presenten como verdaderas alternativas al aparacamiento bajo rasante tradicional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here