!Basta ya!, de romperlo todo

31

Se anunciaba esta semana la creación de una plataforma que, bajo el nombre de “Union 78”, aglutina a representantes de la sociedad civil dispuestos a levantar su voz contra las cesiones del gobierno de Pedro Sánchez a los  separatistas.

La prensa madrileña la ha denominado el “Basta Ya Nacional “, por asimilarlo al movimiento social que apareció en el Pais Vasco a finales de los 90 frente al terrorismo etarra, juntando  a personas de diferentes corrientes políticas en un objetivo común de vivir en Paz y Libertad.

Esta nueva respuesta social recoge el sentimiento de muchos españoles hastiados de nuestros actuales gobernantes. Políticos profesionales mediocres que, despojados de valores y cegados de ambición,  mercadearán con todo lo que dispongan con tal de mantener el poder.

Al hilo de esto, es demoledora desde el punto de vista moral la definición que daba Artur Más de Pedro Sánchez en el diario El Español. Para el expresidente catalán, impulsor del proceso secesionista, el líder socialista “da la sensación de ser un pragmático que quiere el poder, desde el punto de vista de los principios puede ser malo, pero esto para la negociación es bueno”. Sobran comentarios.

En lo más cercano se repite el modelo. Cuando el inicio de la negociación para conformar el anterior gobierno municipal de PSOE-IU, alguien con conocimiento de causa me dijo que Isabel Ambrosio cedería todo a cambio del sillón de alcaldesa, así fue. 
Hoy estamos viendo como el concejal de deportes de Ciudadanos en Córdoba, y la propia portavoz, se aferran al cargo a pesar de haber sido pillados con el “carrito de los helados” en un infumable mail de acoso y derribo a una gerente que en otro tiempo habría enviado a su casa a cualquier político mínimamente responsable.

Por ello,  no vendría mal propagar  ese movimiento de gente diversa, aglutinada por la dignidad de la política y la defensa de lo que nos une como comunidad nacional: un espacio común  europeo de Libertad y Bienestar Social.

Es esa la gran aportación, como paradigma universal de desarrollo y progreso humano, de las distintas organizaciones políticas europeas  ubicadas en la órbita de la democracia cristiana y la socialdemocracia. A pesar de la crisis de las propias democracias que ayudaron a alumbrar.

Volviendo a lo próximo, sería esa unidad, desde el respeto a la pluralidad, el mejor antídoto para defendernos de los otros virus sociales que han socavado en los últimos quince años la convivencia pacífica de España.

El pensamiento único y excluyente que nos quieren implantar determinados “lobbys”, con la lela complacencia de quienes secuestraron el PSOE con la llegada de Zapatero, requiere una respuesta donde deben estar, también, los socialistas y hombres de izquierda que defienden la libertad sin ambages.

Por las calles de  Córdoba son amplísima mayoría los que no comparten  que se  llame fascistas a quienes desde la   concordia frente a la revancha quieren seguir llamando a la calle Cruz Conde o a la Av. del Conde Vallellano por su nombre, sí el aceptado y deseado popularmente por los que habitan allí.

En Córdoba somos muchísimos los que nos pondríamos de acuerdo para que ningún cuadro ofensivo a principios, valores o creencias se exponga y subvencione con dinero público.

Y seguro que también son más  quienes para luchar por la equiparación de derechos y obligaciones entre hombres y mujeres no requieren  patear el principio constitucional de igualdad.

Y así con todas esas nuevas “luchas” que se han convertido en el Caballo de Troya de Occidente.

Por tanto, bienvenidos todos los que proclamen y defiendan la unión  frente a la exclusión  y la separación.

En el caso de España, supondría el triunfo de la inteligencia y el bien común frente al regate corto del mercenario Iván Redondo y el muñequito díabolico que ha colocado en Moncloa… y de las decenas de imitadores que le surgen en provincias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here