Ciudadanos Córdoba, de la ilusión al precipicio


isabel albás turismo fitur
Isabel Albás. /Foto: JC

Las acciones en las últimas semanas de dos Concejales de Ciudadanos, de los cinco que componen el grupo municipal, están dando la puntilla a una opción política que  en el plano local venía  tocada del ala desde la confección de las listas.

Destacada fue, en la pasada Corporación, la labor de oposición que desplego el grupo municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Córdoba. Con dos concejales, uno de ellos destinado en la Diputación como le ocurre en esta ocasión a Vox, consiguieron visibilidad y referencia. Incluso adelantaron al grupo del PP en poner contra las cuerdas al gobierno socialcomunista de Isabel Ambrosio en temas señalados como impedir la tropelía de dejarles sin representación en el IMTUR o los viajes exóticos del concejal Pedro García.

Esa tarea, junto a los vientos favorables de los naranjas en las elecciones andaluzas de 2019 y lo que se avecinaba en las  nacionales del pasado abril,podía presagiar un proyecto potente en la capital para la presente andadura municipal.

Sin embargo, pasados apenas siete meses de la conformación del gobierno municipal la sensación entre muchos de los que confiaron o incluso participaron activamente en la ola naranja es de naufragio, decepción y sálvese quien pueda.

Ya desde la composición de la plancha municipal las cosa era poco convincente. La buena labor de David Dorado como portavoz sólo se vio reconocida con la segunda plaza de la lista. Siendo desplazado por una política con escaso conocimiento popular a quien sólo se le refería por algunas intervenciones en en el parlamento andaluz que mejor  no recordar.

Además, para el proyecto municipal se prescindía de quien muchos consideraban el artífice en la sombra de la acción política del grupo municipal: Salvador García, hoy delegado en Córdoba del IAJ.

Si el nombramiento de Isabel Albás y su campaña electoral fue decepcionante, peor resultó la inclusión de un desconocido, Manuel Torrejimeno, en puestos de salida de la lista naranja.

El esperpento vivido hace dos semanas con la dimisión de la gerente del IMDECO obligaba a la inmediata  dimisión del concejal de Deportes por un mínimo de dignidad democrática. Más aún siendo el máximo representante orgánico del partido a nivel provincial. No era ese el mensaje regenerador de Rivera y Arrimadas que entusiasmó a muchos centristas españoles. 

Que el Alcalde le interviniese la gestión colocando un gerente del PP, sin que en el grupo municipal pase nada, está avergonzando a todo el que pisa la sede naranja del Pretorio.  Y, desde luego, no anima a la recuperación del electorado perdido. 

Pero la respuesta dada esta semana por Isabel Albás a la noticia adelantada por la Voz de Córdoba sobre el rapapolvos que la Intervención Municipal propinaba a la tramitación del ya famoso expediente del partido de la Selección de Fútbol sub21, mirando para otro lado y hablando de la herencia recibida, la desdibuja más aún  como portavoz de un grupo que cogobierna la ciudad.

A ello se suma su discutida gestión al frente del área de Turismo, con polémicas periódicas, y dejando el IMTUR al pairo: poniendo en torpe  almoneda su sede actual y siendo el único órgano municipal donde  aún no se ha nombrado gerente, con un oscuro y rocambolesco proceso selectivo en marcha que cuando salga a la luz hará bueno al lio del IMDECO.

Demasiada  decepción para las expectativas que levanto una opción política que votaron más de 22.000 cordobeses y que, por muchos errores personales tanto a nivel nacional como local, apunta sin remedio al precipicio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here