¿Donde está el río Guadalquivir?


Desde siempre, las ciudades más aventajadas han germinado a orillas de grandes ríos, en fecundos valles. Siendo, en la antigüedad, el transporte por tierra lento e inseguro, el río era como la autopista de hoy.

Esto cambia con la revolución industrial, cuando el río pierde prestigio frente al desarrollo delferrocarril y las carreteras. Y se le da la espalda, permitiéndose que las fábricas alteren sus riberas con vertidos contaminantes.

Las historias de amor y odio de las ciudades con su río son constantes.

En una reciente exposición en el metro, Bilbao ha mostrado la evolución de la ría del Nervión, que en un par de décadas pasó de ser un estercolero industrial a convertirse en el eje del desarrollo económico.  

Una gran riada, con cientos de víctimas, hizo que la ciudad de Valencia se tomara en serio el río. Y optó por desviarlo, como Sevilla, pero eliminando el agua. Las ramblas del río Turia se transformaron en unos asombrosos espacios denaturaleza y equipamientos, de gran atractivo,que han conseguido modernizar la ciudad.

El nuevo río Manzanares -canalizado en los años 50 del siglo XX- no ha perdido su curso de agua en la operación conocida como Madrid-Río. Para ella se decide soterrar un tramo de la M-30 y acomodar un fabuloso ámbito de paseos peatonales y de recreo.

En el siglo XVI, el río Guadalquivir dejó de ser navegable de Sevilla a Córdoba.  Tras múltiples intentos para recuperar el tráfico fluvial, éste se perdió y con esta pérdida hubo cierto desapego y poco acierto planificador.

La ciudad se sube al monte Brillante. Las riberas se convierten en carreteras, en arrabales y en suburbios industriales. Y, mientras, la naturaleza engendra en su cauce un tremendo bosque de árboles, matorrales y nidos de aves. Una espesura vegetal desmedida, respetable pero trasplantable a otro lugar. Una vegetación indomable delante de la ciudad histórica que la impide ver el otro lado.

Vegetación en vez de agua …. ¿Dónde está el río Guadalquivir?

Algo anómalo ha pasado. Quizás sería ventajosoque el río fuera una arteria principal de transformación urbana, que fuera la base de la expansión económica, tecnológica y cultural.

La verdadera transformación de Córdoba como ciudad del siglo XXI podría venir a través de un río grande, como le ocurrió a Bilbao, Valencia o a otras afortunadas ciudades.

Pero ¿qué planetas deberán alinearse para avanzar?, ¿qué no puede dejarse de hacer para dar el salto potencial que necesita la ciudad?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here