Año Nuevo, vida nueva


Tomamos café en una buena cafetería del centro de Córdoba, Lito y yo. El café con leche calienta de maravilla en la mañanita de enero. Y menudo aroma. Más tostada con aceite y tomate, sana delicia. Lito prefiere de mantequilla y mermelada, es más clasicón.

─Así no adelgazaremos, Carla.

─Tú come y disfruta del formidable desayuno y del precioso día.

Frío enero, pero ¡alegría! Cada época del año tiene su encanto. Tras los mantecados, turrones y roscón de Reyes, las rebajas, inicio de una nueva temporada, nueva vida, estupendos propósitos. Quiero sentir a tope el momento de todos los meses.

Aún guardo caramelos de la Noche de Reyes: rojos de fresa, naranjas de naranja, amarillos de limón, azules de anís, verdes de menta, marrones de café.

Cuestecita de enero, reportaje para Corazón Rosa.

Quitan las luces navideñas de Cruz Conde, aunque ya anuncian que el año próximo serán aún mejores. Empiezan a embalar las atracciones del bulevar Gran Capitán, vistosas y coloridas: la noria, el tiovivo y los trenes… hasta el año que viene, para alegrar a los niños.

Será un placer ponerse a dieta. Menos alcohol, marisco, carnes y pescados. Más gimnasio y vuelta al trabajo, rutina. La gente abarrota los grandes almacenes del centro, tiendas y librerías. Entrevisto a algunos, Lito saca las fotos. Aun terminada la Navidad, quieren seguir con las rebajas. Anhelan salir, ver, comprar, vivir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here