Año 2030: El Plan Estratégico


El verificador del gobierno federal sobrevuela la metrópoli en el bicóptero.

En breve, ha de presentar su reporte digital. 10 años antes la ciudad votó su Plan Estratégico, la opción de la liga Natural-Dynamic.

No sabe muy bien cómo evaluar la transformación urbana. Los defensores del derecho a aparcar se aliaron con los ultranaturalistas protectores de la vegetación de Abolafia.  Una unión perfecta. Se aprobó un plan avanzado, la tala de árboles en todos los parques, jardines y plazas, y las aceras se abolieron para que más vehículos pudieran circular y almacenarse.

Y ha pasado un decenio. Muchas promesas, como el transporte limpio, devinieron en quimeras. El nuevo combustible ennegreció pronto la atmósfera de la ciudad, generando nuevos deshollinadores, un puñado de nuevos ricos, pero poco progreso. Se derrumbaron los pilares supuestamente anticuados mientras se levantaban muros en el borde del río, diseñados para tapar las vistas de la ciudad sin ley.

La semana pasada, los conflictos se agudizaron en el campamento multirracial de El Cordel, con graves incidentes en medio de los esqueletos del complejo Future Home, cuya culminación paralizó un Alto Tribunal del Pueblo años atrás.

Hoy siguen las huelgas en el Polígono Amazon-Torrecillas, que nunca regeneró la fachada del río. Tampoco fue una solución perfecta una planta regeneradora en Las Quemadillas ni el campus de reciclaje que sustituyó a un obsoleto Ferial.

Todo ocurre alrededor del extinto gran río, una antigua leyenda, una ilusión.

Se suceden los altercados bajo un hongo de polución y cenizas, donde arden decenas de coches y contenedores. Losbomberos y policías metropolitanos se afanan en sofocar los sabotajes.

De pronto, una turbulencia agitó su conciencia y el bicóptero. El GPS le dice que está a cien pies de la antigua Catedral, convertida en Centro de Creación Laica, antes que se derrumbara la nave de Almanzor. Ahora el inmueble está abandonado y permanece recluido en una gran urna traslúcidade plexiglás.

Por la noche está prohibido sobrevolar el cauce frondoso y salvaje, donde las secoyas y eucaliptos gigantescos son la nueva dorsal de la ciudad. Bueno, más bien una barreraselvática infranqueable que impide relacionar ambas riberas.

Va a estacionar su vehículo volador en lo que fue la Torre del Agua, donde unos buitres, grajos y urracas atacan a los humanos. Se desplazará por las pasarelas peatonales que conectan los edificios a 5 o 10 metros de altura. Las calles son inseguras. No hay transporte público desde hace un lustro.

Se acercó a la ruina del arco del triunfo, donde estuvo el puente romano que se desmontó para no entorpecer la exuberancia vegetal. ¿Dónde está el lecho del río? Echaba de menos la lámina de agua. Un curso que se desvió dejando en su lugar una arboleda espesa, un paisaje agreste y…una ciudad gris e inhóspita.

No sabía cómo iba a terminar de escribir su informe, cuando encontró una imagen del siglo XVI en su pendrive que guardó en su memoria.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here