Reportaje sobre los ERES


El dirigente del PSAO viene hoy en un deportivo rojo puro, claro brillante. Otros días, en auto azul metalizado, verde metalizado y reluciente negro. SociaListo de siempre, viste chaqueta de tweed inglés, pantalón gris marengo, zapatos sport, disfrazado de joven.

─¿Dónde hay un bar? ─dice─. Necesito comprar un Marlboro y pedir un Gin Tonic. Yo no soy nadie sin mi Marlboro y mi Gin Tonic.

Estamos en la puerta de Corazón Rosa para la entrevista. Prefiero grabar en la calle, hojas otoñales al viento y por el suelo, para que quede más natural.

─El PSAO no tiene nada que ver con los ERE ─dice el dirigente.

Yo apunto. Lito corre a un bar, a por Marlboro y Gin Tonic. El dirigente del PSAO me observa despacio, con disimulo, de arriba abajo y dice:

─¿A qué hora terminas de trabajar, preciosa?

─A tu padre. Quiero decir, que podría usted ser mi padre.

Lito vuelve jadeando con el Marlboro y el Gin Tonic. El dirigente del PSAO bebe y fuma hasta por los ojos, cigarro tras cigarro. El cubata le dura un minuto.

Nervioso, Lito recupera la cámara, con tan mala suerte que se le cae al suelo, raspando para siempre el impoluto capó rojo puro brillante.

Ante nuestra sorpresa, el dirigente del PSAO saca una pistola de bajo la chaqueta. Salimos chaspeados de allí, antes de que nos pegue un tiro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here