Fiesta de Halloween


Qué bien lo pasamos el finde de Halloween, o como dice mi madre, el puente de Todos los Santos y de los Difuntos. El jueves noche, botellón en el parque con los estudiantes. Javier Lazo y yo nos unimos a la bullanga, con la excusa de hacer el reportaje.

Un litro de cerveza. Después, los copazos. Prefiero el Gin Tonic, que sube a la cabeza como la espuma. Por suerte venimos cenados: En casa, mamá prepara batatas cocidas, castañas asadas; de la pastelería, huesitos de santo, sabrosos buñuelos y dulces pestiños.

Cuando pillamos el punto, es la hora de ir a los pubs. Me encantan, la mayoría están decorados de Halloween: telarañas, esqueletos, murciélagos, cortinones negros, naranjas calabazas, luces rojas. La gente va disfrazada de góticos, las camareras de brujitas.

Muchos quieren participar en nuestro reportaje y entrevistas, con tal de salir en Corazón Rosa, en la tele local. Se nos acercan los tíos a decir paridas, beodos, algunos osan intentar ligar conmigo, les doy un buen corte.

Lo que busco es una bella historia. La encuentro en Amate, un estudiante de Historia granadino, que estaba saliendo con Juani, una guapa chica cordobesa; venía a verla todos los fines de semana, si ella no iba a Granada, pero Amate podría haberle sido infiel.

El caso es que ahora Juani no quiere saber nada de Amate, quien se pasa todo el puente de Halloween persiguiéndola por los pubs, en principio para nada.

Al final, la chica decide darle otra oportunidad. ¿Acierta? ¡Es la vida!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here