Atasco en la ciudad: la mujer al volante


Las horas punta de saturación del tráfico en la ciudad coinciden en el horario de entrada a los colegios. No es seguro que los niños vayan caminando a la escuela, de ahí que sean las madres quienes deban acompañar en coche a sus hijos. (¿?)

Y hay más:

Las mujeres ocasionan mayor congestión de tráfico que los hombres, son las responsables del incremento en más de un 40% de los coches circulandopor su manía de ir a todos lados en coche y está claro que suelen conducir peor que los hombres. (¿?)

1e92b42d a994 46e5 bc1d 148f1fbbf910

Esta serie de afirmaciones puede contener algunas medias verdades, pero entendemos que son inciertas, inaceptables e injustas.

La mujer como tal no es la responsable del incremento de los coches en la ciudad, si bien su incorporación al mundo del trabajo ha complicado las cosas desde hace varias décadas. A pesar de las recientes medidas legales en favor de la conciliación de la vida laboral y familiar, al contrario que el hombre, la mujer sigue siendo la que suele encadenar la realización de más actividades en sus desplazamientos. La madre no solo va a llevar al niño al colegio, sino que de camino al trabajo o a la vuelta realizará compras para la familia o se encargará de realizar tareas que implican que los trayectos recorridos sean más complejos.

En cambio, los hombres somos los que más accidentes tenemos. El triple. Las mujeres son más prudentes en general, lo que priman mejor las compañías de seguros. Es posible que seamos diferentes conduciendo, con distintas habilidades y emociones, es evidente que podemos tener algunas características diferentes por género, pero científicamente nadie ha demostrado que el varón conduzca mejor que la mujer.

Hace ahora 6 años se aprueba el Plan de Movilidad Urbana Sostenible de la ciudad capitaneado por la primera mujer que estuvo al mando de una Concejalía de Movilidad sumando además bajo su responsabilidad la Delegación de Mujer e Igualdad.  

Entre los objetivos del Plan (el más feminista de la época) se implementaron novedosas acciones desde la perspectiva de género. Una de ellos, fomentar una mayor participación de la mujer en los foros de la movilidad, para exponer sus dificultades, puesto que, si no se conocen y visualizan, nunca se abordan de igual forma.

En uno de sus programas, se propone analizar y facilitar un eficiente encadenamiento de los desplazamientos más comunes que realizan las mujeres en la ciudad y que el transporte público pueda apoyar.

Así mismo, se planteó en dicho Plan de Movilidad que la mejora de las infraestructuras debe ir orientada a la mujer, pensando que los itinerarios principales (los escolares, por ejemplo) deben ser más seguros y cómodos, para que se recorran sin necesidad de acompañar al niño montado en vehículo particular. También en el Plan se recalca la importancia de aumentar la calidad de la información de la movilidad en clave de género, por ejemplo, ejecutando y divulgando las conexiones prioritarias del transporteintermodal.

Algunas cosas se han hecho, pero queda bastante por perseverar.

Quizás coincidamos que lo malo en una ciudad no es el atasco puntual en horas punta. Lo peor no es que sean más mujeres que hombres los que estén conduciendo en esos momentos. Lo imperdonable debe ser que no hagamos la adaptación de la ciudad lo más rápido posible para que cada vez sea más amable y segura, dando ventaja a la mujer – lo cual repercutirá en beneficio de los hijos, de los padres… en definitiva, de todos.