Blanca Fernández Ochoa


Era el tiempo el que corría,
tú, subida en las tablas,
jugabas entre banderas,
y tan rápida bajabas,
que las cuestas de subida,
esas que tiene la vida,
no las vislumbrabas,
y después de esas carreras,
una prisión tendrías.
Y viste, que los amaneceres,
no se detenían,
y esas noches claras,
eran negras y frías,
que el beso a Blancanieves,
nunca más llegaría.
Ahora, ya dormida,
sueñas, Blanca, esos días,
con esos surcos de líneas,
que también tú dibujabas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here