El obispo preside en la Catedral la misa de envío de Nicolás Rivero


Monseñor Demetrio Fernández: “El mandato misionero viene de Cristo”

El obispo preside en la Catedral la misa de envío de Nicolás Rivero./Foto: Diócesis de Córdoba

El sacerdote diocesano Nicolás Rivero (Entrevista) partirá a principios de septiembre a la misión que la Diócesis tiene en Perú, en la parroquia de Ntra. Sra. del Perpetuo Socorro de Picota. El pasado domingo, 14 de septiembre, tuvo lugar la misa de envío en la Santa Iglesia Catedral presidida por el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández. El prelado comenzó su homilía recordando que la Iglesia por su propia naturaleza es misionera, “Jesús nos ha enviado a todos a anunciar el Evangelio, la Iglesia existe para evangelizar”. En el último siglo, que es el siglo de las misiones, el Espíritu Santo “ha suscitado congragaciones, grupos e instituciones para que el Evangelio llegue hasta el último rincón de la tierra”.

Como ha informado la diócesis, Nicolás Rivero ha sido destinado a la parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Picota, Perú. La misión de la Iglesia es atender “a los de aquí y a los de lejos”. Cuando un sacerdote se ofrece voluntariamente al Obispo para cumplir el mandato misionero “pues siento mucha alegría”. Tenemos que darnos cuenta que el mandato misionero viene de Cristo y al sentirlo interiormente se cumple de múltiples maneras. La generosidad de Nicolás “prenderá en el corazón de muchas personas” continuó el pastor de la Diócesis.

Esa misión diocesana se está llevando a cabo desde hace doce años y el desarrollo es impresionante, “se está haciendo mucho con poco, gracias a la aportación de la Diócesis”. Al misionero que va de parte de Dios le tocarán dificultades y carencias, pero compartir aquella pobreza “abre de par en par las heridas de Cristo crucificado en el corazón del sacerdote para difundir el Espíritu Santo entre aquellas personas sedientas y hambrientas de Dios” resaltó.