El cielo como meta


La fiesta de la Ascensión centra esta semana la carta pastoral del obispo de Córdoba

El próximo domingo se celebra la Ascensión de Jesucristo a los cielos y la liturgia nos invita  a recordar y reflexionar sobre el sentido del ‘cielo’ para los cristianos, que el obispo de Córdoba, Demetrio Fernández, define como “esa situación feliz que Dios nos tiene preparada para cada uno de nosotros, y en la que Jesús nos precede, según lo que celebramos en esta fiesta”.

Pero esa mirada hacia el premio que el cielo supone se ve oscurecida por dos aspectos en los que se detiene el prelado en su carta pastoral. De un lado, el obispo advierte sobre los placeres mundanos, que distraen a los hombres del camino hacia el cielo, hacia la salvación en definitiva. “Pensamos que el cielo puede esperar y ahora que nos dejen disfrutar los bienes de la tierra. Una vida planteada en torno al placer no tiene ningún interés por el cielo; sólo se acuerda del cielo cuando llega la frustración o la contrariedad”, señala monseñor.

La otra distracción tiene que ver con la política, con el sentido materialista de la historia que encontramos en el marxismo, “una de las ideologías imperantes en nuestros días”. Demetrio Fernández apunta que para los marxistas “hablar del cielo es como una evasión del compromiso por trasformar este mundo. Lo consideran como una alienación, como una rémora para el desarrollo. Y a veces a los cristianos les atrapa esta ideología y les priva del gozo anticipado del cielo que esperamos”. 

De ahí la importancia de la fiesta del domingo para los cristianos, ya que les recuerda “la certeza de la vida más allá de la muerte, y de una vida feliz con Dios para siempre, es un resorte continuo ante las dificultades de la vida, que no faltan”.

obispo medios
El obispo conversa con los medios de comunicación cordobeses. /Foto: Jesús Caparrós

El domingo de la Ascensión, 29 de mayo, y también Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que en la diócesis cordobesa se celebró hace una semana con un encuentro con los medios locales. El obispo nos hace partícipes del lema de este año: “Escuchar con los oídos del corazón”. Y concluye la carta pastoral, que pueden leer íntegra en este enlace, pidiendo “por todos los comunicadores, los que trabajan en la radio, televisión y prensa escrita, para que aprendan cada vez más a escuchar, y así puedan relatar a los demás lo que han escuchado con el corazón”.