A la espera del Espíritu Santo


"El Espíritu Santo es el alma de la Iglesia"

La carta pastoral de esta semana, que nos deja el obispo de la diócesis, Demetrio Fernández supone una invitación a la espera activa y gozosa del Espíritu Santo durante este tiempo pascual. El domingo de Pentecostés será el próximo 5 de junio, el segundo domingo más importante del año litúrgico, después de la Pascua. 

“El tiempo de Pascua es tiempo de recibir a raudales ese torrente de agua viva que es el  Espíritu santo que brota del costado de Cristo”, escribe el obispo. Un torrente que nos ayuda a salir de nuestras preocupaciones pequeñas y mundanas. “En muchas ocasiones nos mueven nuestros intereses, nuestro egoísmo, otras veces nos mueven finalidades buenas, pero puramente humanas. Sólo cuando nos mueve el Espíritu Santo, nuestra vida adquiere sentido cristiano y valor redentor”.

IMG 0380

En esta ocasión de nuevo el prelado nos habla de la sinodalidad: “El Espíritu Santo es el alma de la Iglesia, y por tanto, hemos de estar a la escucha de lo que el Espíritu dice en cada momento a su Iglesia. Nos habla la Palabra de Dios de aquella primera Iglesia, que era conducida por el Espíritu, y vivía en sintonía con el Espíritu. Hoy, nos invita el Papa Francisco a ponernos a la escucha de este mismo Espíritu santo para entender lo que el Espíritu dice a la Iglesia de nuestro tiempo. Es lo que llamamos sinodalidad”.

La sinoladidad está estrechamente relacionada con esa “escucha del Espíritu Santo” que propone el prelado, porque ayuda a responder a los retos que los católicos, con su Iglesia al frente, tienen hoy en día. “La escucha del Espíritu que nos habla en la oración, en la Palabra de Dios, en los sacramentos, en los acontecimientos y a través de los hermanos. La Iglesia está viva y se interroga cómo podemos evangelizar en un mundo pagano, en un mundo en el que muchos se han apartado de la Iglesia en esa apostasía silenciosa, que padece sobre todo nuestro continente europeo”.

Pueden leer la carta en su integridad en este enlace.