El obispo de Córdoba acude al encuentro con el Papa en la visita ad Limina


Del 17 de enero al 22 de este mes, el obispo de la diócesis viaja a Roma junto a los obispos de la provincia eclesiásticas de Sevilla, Granada y Mérida-Badajoz

Supone “un momento fuerte de comunión eclesial entre la diócesis de Córdoba con su Obispo y el Papa de Roma, Obispo de la Iglesia Universal”, explica el Obispo de Córdoba que evoca la Carta a Los Gálatas y aquel viaje del apóstol Pablo para consultar con Pedro si ambos anunciaban el “mismo Evangelio”. El Obispo de Córdoba, integrado en el grupo de Obispos de las provincias eclesiásticas de Sevilla, Granada y Mérida-Badajoz Extremadura inicia este viaje quinquenal a “los umbrales de los apóstoles” para rendir cuentas del estado de nuestra diócesis y orar ante los sepulcros de los apóstoles Pedro y Pablo, una verdadera peregrinación espiritual que es expresión de comunión entre los obispos y con el Papa. Se viaja a Roma a para escuchar al Santo Padre después de haber informado detenidamente de todos los aspectos de la Diócesis de Córdoba. La visita “ad limina” supone cada cinco años escuchar orientaciones y propuestas, y participar de la comunión eclesial porque “creemos en el mismo Señor Jesucristo y vivimos esa comunión de los apóstoles” que tienen al frente al sucesor de Pedro, el Papa Francisco.

La relación quinquenal

Todo obispo diocesano está obligado, a tenor del can. 399 del Código de Derecho Canónico,  a presentar la Relación Quinquenal sobre el estado de su Diócesis. Y lo hace siguiendo el Formulario que presenta la Congregación para los Obispos. Esta Relación Quinquenal es un  informe sobre el estado de la Diócesis,  un medio para facilitar la relación de comunión entre las Iglesias particulares y el Romano Pontífice con ocasión de la visita “ad limina”. Se envía unos meses antes “para que el Santo Padre tenga un provechoso contacto personal y pastoral con cada Obispo, y también para que los dicasterios competentes, debidamente informados, puedan tener un diálogo constructivo con los pastores diocesanos”, explica el prelado cordobés.

La Relación constituye además, en su fase de redacción, una ocasión privilegiada de reflexión en el ámbito local sobre del estado de la diócesis, y de planificación pastoral del futuro. En este sentido, es un ejercicio de sinodalidad en el ámbito diocesano. El informe sobre el estado de la Diócesis contiene una presentación ordenada y global de los diversos aspectos de la labor pastoral que será examinada por parte de los diversos dicasterios de la Curia Romana.

20181107 obispo con el papa 1 1

La visita ad limina

La visita “ad limina” se organiza en tres grandes Capítulos que atienden de un lado a la Organización Pastoral y administrativa de la Diócesis, de otro a la situación religiosa general y, por último, los asuntos concernientes al ministerio Episcopal de cada Obispo.

En cuanto a la Organización Pastoral y Administrativa de la Diócesis, el Obispo presenta la organización territorial de la Diócesis y la Catedral de cada una de ellas así como las oficinas de pastoral-administrativos y órganos consultivos diocesana, entre otros aspectos.

El Código de Derecho canónico establece, así mismo en su canon 400&1, que los prelados veneren los sepulcros de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo en ese viaje a Roma.

Esta visita implica la oración de todos los fieles de la diócesis de Córdoba por los frutos de este encuentro y la expresión de la comunión entre los obispos españoles, “sostenidos por la Iglesia que camina en Andalucía y Extremadura” y quieren presentar al Santo Padre el “obsequio de nuestra devoción, afecto y comunión”. Para el Obispo de Córdoba, “es bonito vivir en la Iglesia la comunión eclesial, donde las riquezas de cada uno se integran en la unidad y en la comunión bajo la acción del Espíritu Santo” que en un decreto emitido de esta semana pide nuestras oraciones y las de los sacerdotes por el Papa.

Durante la visita ad limina, los Obispos celebrarán la eucaristía en las cuatro Basílicas Romanas: San Pedro, San Juan de Letrán, Santa María la Mayor y San Pablo Extramuros. Además mantendrán reuniones en los siguientes dicasterios de la curia romana: para los Obispos, Doctrina de la Fe, Clero, Institutos de Vida Consagrada, Educación Católica, Culto Divino, Laicos, Nueva Evangelización, Familia y Vida, Promoción para el Desarrollo Humano Integral, Comunicación y la Secretaría de Estado. También podrán visitar otros organismos vaticanos.