Las procesiones de Semana Santa van a depender “solo de una palabra: Ómicron”


Para Bendodo dependerá de la evolución de esta nueva cepa del coronavirus, de su capacidad de contagiar, de la letalidad y de la fuerza que tiene ante la vacuna

Nazarenos de la Merced./Foto: Luis A. Navarro cofradías Semana Santa Giménez Gómez Sanmiguel presidentes cofradías Lunes semana santa
Nazarenos de la Merced./Foto: Luis A. Navarro
El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior y portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, comparece en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno Andaluz./Foto: LVC Angosturas
El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior y portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, comparece en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno Andaluz./Foto: LVC

“No digo que se suspendan las comidas ni almuerzos de empresas”, pero el consejero de la Presidencia y portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo, ha pedido “responsabilidad”. Así lo ha indicado en una entrevista con Canal Sur Radio, en la que la mano derecha del presidente de la Junta ha avanzado que “esta misma mañana vamos a rectificar e intentar que el TSJA nos autorice” el pasaporte covid para la hostelería y el ocio nocturno.

Bendodo también ha abordado la posibilidad de que se realicen -o no- las celebraciones de la primavera de 2022, entre ellas las procesiones de Semana Santa. En este sentido, el portavoz del Gobierno de la Junta ha confiado en que puedan llevarse a cabo, aunque ha puntualizado que va a depender sólo de una “palabra, Ómicron”, de la evolución de esta nueva cepa del coronavirus, de su capacidad de contagiar, de la letalidad y de la fuerza que tiene ante la vacuna, algo que se va a comprobar en las próximas semanas y meses.

Sobre la posibilidad de que se vuelvan a imponer restricciones, Bendodo ha valorado que, en el momento actual hay una fase de “contención”, en la que crecen los contagios, pero aumentan a un ritmo “preocupante” los ingresos hospitalarios. De modo que, “cuando haya que tomar decisiones, las vamos a tomar, pero ahora mismo la presión hospitalaria no crece al ritmo de los contagios”.