La Casa Diocesana de Acogida en el domingo de María


El obispo de Córdoba habla sobre la labor de la 'Madre del Redentor' en su carta pastoral de cara al cuarto domingo de adviento

cabildo
Casa de acogida Madre del Redentor. / Foto: LVC

Si el próximo domingo es el ‘domingo de María’ (‘Domingo mariano’ como titula el obispo la carta pastoral de esta semana) supone esto una buena ocasión para poner el acento en la Casa Diocesana de Acogida ‘Madre del Redentor’ de Cáritas diocesana. De hecho ha sido una de las protagonistas de la actualidad de esta semana al presentarse en sus instalaciones la campaña de Navidad de Cáritas, enfocada a las personas sin hogar, y el balance que anualmente realiza la entidad caritativa de la Iglesia.

Demetrio Fernández, obispo de Córdoba, comienza su carta no obstante trazando un perfil de la Madre de Jesús, figura también principal para los católicos aunque sin perder el centro de la fe: “El centro siempre es Jesucristo, pero en estos días para mirarle a él tenemos que mirar a su Madre santísima, que lo lleva en su vientre como una custodia purísima”, escribe el prelado.

Y es que como muy bien recuerda monseñor, “este domingo cuarto de adviento es el domingo de María. Jesucristo va escondido en el vientre virginal de su madre, y su madre se convierte así en centro de atención de este cuarto domingo de adviento”, para añadir que “María es la mujer creyente que inspira nuestra fe”. De esta manera, Demetrio Fernández explica que “María concibió primero en su mente por la fe y después concibió en su vientre, donde el Hijo de Dios se ha hecho carne. María ha mirado a su Hijo siempre con ojos de fe. Es hijo de sus entrañas, de su carne y de su sangre, y es Hijo de Dios, porque ella sabe y recuerda cómo surgió este niño en su vientre. Dichosa tú que has creído. En esta actitud creyente María es modelo para todo creyente”.

María da nombre y sentido a la casa de acogida de Cáritas en Córdoba. “En este domingo especialmente, Cáritas diocesana tiende su mano para pedirnos una aportación económica por nuestra parte para el sostenimiento de la Casa Diocesana de Acogida “Madre del Redentor”, que cumple estos días veinte años de funcionamiento. Fue una iniciativa del Año jubilar 2000, siendo obispo de Córdoba D. Javier Martínez. Ahí están los frutos de caridad cristiana. Durante estos veinte años esta Casa ha estado siempre llena al completo. En esta Casa todos los cristianos de Córdoba prestan cobijo a los sin techo”. El obispo añade que “en la Casa de Acogida “Madre del Redentor” no contamos con ninguna ayuda de la Administración ni de los fondos sociales de la X.  El Cabildo de la Catedral es el principal benefactor, junto al obispado y las limosnas de todos. “Esta Navidad nadie sin hogar” (#NavidadConCasa) reza la campaña de este año, recordándonos que, cuando el Hijo de Dios vino a este mundo, vivió esa realidad de no encontrar casa para él, ni siquiera para que su madre le diera a luz”.

Como siempre, pueden leer la carta pastoral en su integridad en este enlace.