Manuel Nieto Cumplido fallece a los 86 años


El sacerdote y académico fue canónigo archivero por oposición de la Mezquita-Catedral

nieto cumplido
Manuel Nieto Cumplido. /Foto: JC
nieto cumplido
Manuel Nieto Cumplido. /Foto: JC

El sacerdote e historiador Manuel Nieto cumplido ha fallecido esta tarde en un centro hospitalario de la capital cordobesa tras llevar unos días ingresado. El también canónigo archivero por oposición del Cabildo Catedral deja tras de sí una extensa obra bibliográfica, fundamental, entre otras cosas, para conocer mejor el principal monumento de Córdoba. El funeral se celebrará el sábado, a las 10:30, en el altar mayor de la Catedral.

Nacido en Palma del Río, donde fue nombrado Hijo Predilecto, en 1935, ingresa con 11 años en el Seminario Conciliar de San Pelagio para realizar sus estudios eclesiásticos. Recibió el orden sacerdotal en 1959 y su primer destino fue Peñarroya-Pueblonuevo.

De nuevo en la capital, en 1966 se licencia en Historia por la Universidad de Granada y se doctora más tarde en Historia de la Iglesia en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.

Nieto Cumplido, académico

Los trabajos históricos de Nieto Cumplido eran tan relevantes que en 1971 ingresa como miembro numerario en la Real Academia de Córdoba y un año más tarde gana la oposición a canónigo archivero de la Catedral de Córdoba, momento en el que inicia una ingente labor tanto en el propio archivo catedralicio como en la recopilación de documentos referentes al templo en archivos de todo el mundo, a la vez que también es responsable del Archivo General del Obispado.

Fue profesor del Seminario de San Pelagio, de la Escuela de Magistero ‘Sagrado Corazón’ y miembro de la comisión mixta Junta de Andalucía-Iglesia Católica sobre el patrimonio artístico y monumental. También, durante la transición fue delegado provincial del Ministerio de Cultura, desde donde realiza una importante labor de gestión.

Nieto Cumplido revitalizó en la ciudad el canto gregoriano con la creación de la Schola Gregoriana Cordubensis y fue el principal impulsor para la creación del Museo Diocesano en el Palacio Episcopal.