“¡Qué vuelva a cumplirse el sueño, qué vuelvan a ver a San Rafael, paseando por las calles!”


El periodista, Eloy Moreno, pronuncia una emotiva exaltación al custodio de Córdoba

Eloy Moreno durante la exaltación a San Rafael.
Eloy Moreno durante la exaltación a San Rafael.
Eloy Moreno durante la exaltación a San Rafael.
Eloy Moreno durante la exaltación a San Rafael.

“Hoy, podemos decir y decimos bien alto que, nosotros volvemos. Volvemos, volvemos a postrarnos ante un altar, después de un tiempo respirando el miedo de la confusión, del no saber, del estar sentados esperando la llamada, después de ver cómo los pórticos de un templo cerraban ante la inminente amenaza de un enemigo misterioso a la que el cordobés, indefenso, no sabía enfrentarse”. 

Así y tras mencionar unas palabras del obispo de Córdoba, comenzaba la exaltación a San Rafael realizada por el periodista cordobés, Eloy Moreno. Un pregón cargado de sentimiento y emoción no solo en la palabra, sino en la forma de expresarlo.

“Aquí está San Rafael, nuestro protector, el protector de Córdoba”. Esta era la frase que el pregonero escogía para la segunda parte de la exaltación, en la que explicaba como un hombre explicaba a un grupo de turistas lo que es San Rafael para Córdoba. “Y así es, nuestro protector, que desde el Puente Romano, con el susurrar Del Río Guadalquivir, se convierte en el receptor de las oraciones de todo el cordobés que pasa por allí (…). Es San Rafael el mismo que toma una rama de olivo en San Francisco y que guarda la Caridad y viste de Misericordia a San Pedro, entre Mártires y Palmas de lágrimas, el que protege esta ciudad junto a San Acisclo y Santa Victoria, patrones de la tierra que saben lo que es la Gloria”. 

La devoción rociera de Moreno surgió en la exaltación, cuando hablo del peregrino que, “después de escuchar los vivas, después de visitar la Catedral, después de recorrer las calles viendo cómo su tierra lo despide, nuestro arcángel, el más peregrino de los peregrinos, el más romero de los romeros, el más rociero de los rocieros, cruza un Puente y se encuentra con el monumento, empieza el camino hermanos, no desfallezcáis en las fuerzas que San Rafael nos acompaña por caminos y veredas”. 

Moreno recordó a los que estuvieron y tuvo presentes a los que están, para finalizar pidiendo “¡Qué vuelva a cumplirse el sueño, qué vuelva a alzar el vuelo, qué no se lo pierda nadie, qué vuelvan a ver a San Rafael, paseando por las calles!”