Alma del Campo de la Verdad


Durante la procesión de la Divina Pastora de las Almas se descubrió un retablo cerámico, realizado en su honor

Procesión de la Divina Pastora de las Almas./Foto: Jesús Caparrós
Procesión de la Divina Pastora de las Almas./Foto: Jesús Caparrós
Procesión de la Divina Pastora de las Almas./Foto: Jesús Caparrós
Procesión de la Divina Pastora de las Almas./Foto: Jesús Caparrós

Corría el mes de enero de 2020, cuando la Divina Pastora de las Almas era trasladada de la iglesia de San José y Espíritu Santo a la Catedral de Córdoba. El motivo de aquella salida era la participación de la imagen de la archicofradía de la Vera Cruz en la exposición que abordaba esa advocación, organizada por la cofradía de la Paz.

Tras aquellos ha habido que esperar más de un año y medio para volver a disfrutar de una salida de la venerada imagen del Campo de la Verdad. Y fue este sábado cuando, acompañada por los sones de la banda de música María Santísima de la Esperanza de Córdoba, la Virgen volviera a bendecir las calles de su barrio.

Un barrio engalanado para saludar el paso de la Virgen y que vibró cuando, poco después de la salida procesional, se descubrió el retablo cerámico en honor a la Divina Pastora de las Almas. Un momento de especial intensidad, dentro de una procesión brillante, como todas las que organiza la archicofradía de la Vera Cruz. Y que se pudo comprobar en el cuidado exorno del paso, de la Divina Pastora que devolvió -tras más de año y medio de pandemia- la alegría a su barrio.