Ana Infante: “La pieza, como todo el sagrario en sí, es una joya”


La restauradora da las claves de la restauración del Sancta Sanctorum de la parroquia del Soterraño de Aguilar, que está en su fase final

Infante
Retablo del Sancta Sanctorum de Santa María del Soterraño de Aguilar de la Frontera./Foto: Diócesis de Córdoba
4 3 1024x768 1
Arcángeles del retablo./Foto: Diócesis de Córdoba

La restauración del Sancta Sanctorum de la capilla del Sagrario de la parroquia Santa María del Soterraño de Aguilar de la Frontera está siendo realizada por Gestión y Restauración del Patrimonio. Su responsable, Ana Infante, atiende a La Voz de Córdoba para explicar los trabajos que se están llevando a cabo con una de las joyas del patrimonio religioso cordobés.

La restauradora Ana Infante, en una imagen de archivo./Foto: BJ
La restauradora Ana Infante, en una imagen de archivo./Foto: BJ

“Lo primero que hicimos fue un estudio de diagnóstico del estado de conservación y ver los daños que tenía. Cuando nos hemos puesto a la intervención en sí nos hemos dado cuenta de que tenía más daños de lo que pensábamos: el muro donde se ancla el retablo del tabernáculo estaba movido. En principio no se iba desmontar el retablo y se iba a actuar in situ, pero al final hemos tenido que desmontarlo para consolidar el muro y poderlo anclar y que esté firme”, explica Infante.

Plazos

3 3
Retablo del Sancta Sanctorum de Santa María del Soterraño de Aguilar de la Frontera./Foto: Diócesis de Córdoba

La restauradora detalla que “se ha limpiado con láser el oro, se ha fijado tanto el oro del tabernáculo como la policromía de las imágenes (había dos arcángeles -San Rafael y San Miguel- en la parte superior y, en la inferior, San Pedro y San Pablo)”. Sobre estas últimas, “como en el retablo, se les ha realizado una limpieza; se ha fijado y consolidado tanto la policromía como la preparación”, apunta Infante. Esta precisa que en este momento “estamos en la fase de reintegración volumétrica y reintegración cromática, de los oros y de las policromías”. A la par que adelanta que, “para el 5 o el 6 de septiembre queremos empezar a montar el retablo en Aguilar” y en este proceso se tardará unos diez días aproximadamente. Actualmente, las piezas se encuentran en su taller.

“Una joya”

5 3 768x1024 1
San Pedro y San Pablo./Foto: Diócesis de Córdoba

Infante no duda en señalar que “la pieza, como todo el sagrario en sí, es una joya”. Y confiesa que “lo que me ha sorprendido es la calidad tanto del retablo como de las cuatro imágenes, que son pequeñitas pero tienen una calidad impresionante”. Esto para desvelar que “las puertas de carey se las vamos a regalar a la parroquia, no entran dentro de la subvención de la Junta” de Andalucía.

La imaginería

La restauradora especifica que “las cuatro esculturas de este retablo no son iguales”. En este sentido, Infante precisa que “San Pedro y San Pablo están dorados en oro fino y las policromías son al óleo”, mientras que los arcángeles también están estofados en oro fino, “pero además llevan unas colgaduras en plata fina y encima le daban unos barnices coloreados con pigmentos, imitando las piedras preciosas”. Por tanto, “el tratamiento de una pieza y otra es distinto”.

Ventajas del láser

Infante valora, finalmente, que “hemos optado por la limpieza con láser porque es inocua, no expulsa gases, no tiene toxicidad y, además de eso, para la obra permite que se le realice la limpieza sin antes haber hecho previamente una fijación de los estratos, porque lo que hace es desintegrar la suciedad. Tiene mucha más precisión”.