VÍDEO | San Juan de Ávila y el “radicalismo evangélico”


El obispo de Córdoba y el arzobispo emérito de Sevilla valoran la celebración del III Congreso Internacional Avilista

Monseñor Demetrio Fernández./Foto: Diócesis de Córdoba Ávila
Monseñor Demetrio Fernández./Foto: Diócesis de Córdoba
Monseñor Demetrio Fernández./Foto: Diócesis de Córdoba Ávila
Monseñor Demetrio Fernández./Foto: Diócesis de Córdoba

Durante esta semana, Córdoba y Montilla han acogido el III Congreso Internacional Avislista. Un acontecimiento que, divido en cuatro grandes bloques temáticos, ha contado con la participación de estudiosos de primer nivel, para abordar la figura del patrono del clero secular español.

Entre los participantes, el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, ofrecía una interesante ponencia en la que analizaba Pastores dabo vobis (Juan Pablo II), que “es la exhortación apostólica que marca la pauta de la formación de los sacerdotes habla de radicalismo evangélico. Quiero acercarme a San Juan de Ávila, para que él nos diga cómo ha de ser este radicalismo evangélico, que no tiene nada que ver con los radicalismos que están al uso, sino con el amor de Jesucristo hasta el extremo”.

El prelado explicaba que “eso se concreta en la obediencia, en el celibato y en la pobreza, lo que llamamos los tres consejos evangélicos. Pero con una matización, no es solo la Iglesia esposa de Cristo que vive como Cristo, sino que es el ministro de Cristo que vive al frente, vive las actitudes de Cristo para suscitarlas en la Iglesia: Cristo obediente hace a su ministro obediente; Cristo virgen, célibe, esposo, hace a su ministro prolongación de su esponsalidad; y Cristo pobre hace a su ministro vivir como vivió él. El sacerdote, en virtud del sacramento del orden, tiene estas actitudes que las transmite a su iglesia”.

“San Juan de Ávila es una fuente inagotable de doctrina”

El que fuera obispo de Córdoba y actual arzobispo emérito de Sevilla, monseñor Juan José Asenjo, recordaba que Córdoba es una diócesis “de la que guardo un recuerdo imborrable, de sus laicos, de sus sacerdotes, de sus seminaristas… Rezo todos los días por Córdoba, dejé medio corazón en esta diócesis y sé que hay mucha gente que me recuerda con cariño. Para mí es una alegría grande, un gozo, venir a esta diócesis tan querida por mí”.

captura de pantalla 2021 07 02 a las 71514
Monseñor Juan José Asenjo./Foto: Jesús Caparrós

A su vez, el arzobispo emérito subrayaba que “San Juan de Ávila es una fuente inagotable de doctrina, una sorpresa continua”. Esto para desvelar que “voy a procurar profundizar en sus escritos, ahora que voy a tener mucho tiempo”. Y recordaba que “hay una cosa curiosa que le contaba el otro día a los sacerdotes de Córdoba, él era aficionado a las maquetas, hizo maquetas para fabricar artilugios que mejoraran la vida de los fieles. Inventó uno para subir el agua desde el río a la ciudad”. Una afición que Asenjo ha recordado se puso por escrito en las actos del Congreso de 2000 y ha reivindicado que debería ser nombrado patrono de los ingenieros de caminos.