El obispo preside en la Catedral la Eucaristía en la celebración de la fiesta de San Josemaría Escrivá


Monseñor Demetrio Fernández ha indicado que la fiesta de San Josemaría Escrivá "es un impulso para el apostolado"

El obispo ante un retrato de San Josemaría Escrivá, durante la Eucaristía celebrada en la Catedral./Foto: Alcorce
El obispo ante un retrato de San Josemaría Escrivá, durante la Eucaristía celebrada en la Catedral./Foto: Alcorce
El obispo ante un retrato de San Josemaría Escrivá, durante la Eucaristía celebrada en la Catedral./Foto: Alcorce
El obispo ante un retrato de San Josemaría Escrivá, durante la Eucaristía celebrada en la Catedral./Foto: Alcorce

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, ha presidido en la Santa Iglesia Catedral este pasado sábado la Eucaristía celebrada en honor de San Josemaría Escrivá, con motivo de su fiesta, rodeado de sacerdotes y amigos de la Prelatura Diocesana.

En la homilía, el prelado ha señalado que “en el trabajo de cada día conseguimos nuestra santificación, que se aumenta con la oración”, y ha continuado diciendo que “la vida espiritual consiste en no estorbar la acción del Espíritu Santo” y que “el principio fundamental de la Obra es la filiación divina, ser hijos de Dios”.

También ha indicado que la fiesta de San Josemaría Escrivá “es un impulso para el apostolado” y ha animado a “subir a la barca de Pedro, que es la Iglesia, para remar mar adentro echando las redes y obtener una gran pesca”, concluyendo con una frase del Papa Benedicto XVI al comienzo de su pontificado: “debemos ser un humilde empleado en la viña del Señor”.