Jesús Gálvez sobre la Magna de Puente Genil: “Es imprescindible que hayamos dado por terminada la pandemia”


El presidente de la Agrupación de la localidad de la Campiña ofrece las claves sobre este acontecimiento y cómo están viviendo las hermandades la pandemia

Jesús Gálvez.
Jesús Gálvez.
Jesús Gálvez.
Jesús Gálvez.

“Esta pandemia ha puesto nuestro mundo del revés. Pero también nos ha enseñado que Dios está con nosotros”. En estos términos se ha manifestado el presidente de la Agrupación de Cofradías de Puente Genil, Jesús Gálvez, en la entrevista concedida a La Voz de Córdoba. Durante la misma, el presidente hace balance de cómo les ha afectado, de los retos, del futuro y, también, da las claves de la Magna que tendrá lugar en la localidad, si la situación lo permite, a finales del próximo mes de octubre.

Llevamos más de un año de pandemia, cómo ha afectado a las cofradías de Puente Genil ¿En qué momento se encuentran?

Afortunadamente no ha afectado en lo esencial: ni en su fe, ni en su compromiso hacia sus cofrades. No creo que haya afectado especialmente a las cofradías y hermandades de Puente Genil. Nuestros abuelos vivieron otros momentos históricos en los que era imposible procesionar nuestras imágenes y, como hemos hecho nosotros, las honraron en el interior de los templos.

Las tecnologías de las que disfrutamos en la actualidad nos han permitido estar conectados, contagiar nuestra ilusión y soñar mil y un proyectos culturales, de encuentros entre cofrades y de restauración del patrimonio que, estoy convencido, nos sorprenderán en breve por su número y calidad.

Durante esta crisis sanitaria, en qué han destacado las hermandades pontanesas.

Vía crucis de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Puente Genil./Foto: Rafael Reina cuaresma
Vía crucis de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Puente Genil, ‘El Terrible’, en una imagen de archivo./Foto: Rafael Reina

Creo que en lo principal: en imaginar nuevas formas de cuidar a los mayores y a los hermanos más necesitados; en tomar conciencia de las necesidades materiales de muchos de nuestros próximos e intentar paliarlas en la medida de lo posible.  De la misma forma, se han esforzado sobremanera en engrandecer la presentación de las imágenes a los fieles, protegiendo su salud y mostrando a nuestros santos titulares con una grandiosidad pocas veces vista.

Hay programada una magna para el mes de octubre ¿Cómo será?

Lo que hemos programado es un acto de acción de gracias por el final de la pandemia. Por lo tanto, únicamente se llevará a cabo si, efectivamente, podemos dar por acabada esta época oscura, y salir a la calle a gracias a Dios en un acto público de profesión de fe.

“Nuestra pretensión no es llevar a cabo una actividad cultural, turística o de promoción, sino una demostración de fe, un agradecimiento a Dios”

¿Qué condiciones deben darse para que se pueda realizar con cierta normalidad?

Como ya te he dicho, es imprescindible que hayamos dado por terminada la pandemia; que no haya la más mínima posibilidad de menoscabo en la salud de quienes estarán bajo el paso, o participando desde fuera. 

Es un acto de acción de gracias y declaración de fe, un acto plenamente cargado de religiosidad. Nuestra pretensión no es llevar a cabo una actividad cultural, turística o de promoción, sino una demostración de fe, un agradecimiento a Dios, a quien llegamos a través de María, por habernos cuidado, por ser bálsamo de nuestros enfermos y camino de salvación y esperanza.

De cara a la Semana Santa de 2022, ¿es optimista de cara a qué pueda haber procesiones?

En 2020 todos lo éramos y manteníamos la ilusión en la Semana Santa de 2021, pero ya vimos que tampoco fue posible celebrarla tal y como la hemos conocido.  

Vamos a soñar y vamos a trabajar de cara al año próximo, pero sabiendo que todo está en manos de Dios. Ojalá sea como soñamos, pero que sea como Él quiera.

¿Qué enseñanza cree que han sacado las cofradías de esta situación que estamos viviendo?

Esta pandemia ha puesto nuestro mundo del revés. Pero también nos ha enseñado que Dios está con nosotros. A nadie le ha faltado ropa, vestido o comida, todos hemos gozado de una atención sanitaria de primera, nuestros templos (aun con restricciones) han permanecido abiertos y las tiendas y comercios perfectamente abastecidas. 

Creo que deberíamos quejarnos menos y dar gracias por todo cuanto tenemos. ¡Cuántas cosas dábamos por sentadas! Ha sido un tiempo difícil, claro que sí, pero cualquiera que conozca algo de nuestra historia, concluirá que somos unos privilegiados.

A quien no conozca la Semana Santa de Puente Genil, qué le diría de ella.

Puente Genil
La Voz de las Cofradías en el Cuartel de las Cien Luces de Puente Genil, en una imagen de archivo./Foto: RG

La Semana Santa no más que una expresión de fe, la manifestación de la religiosidad popular, y el respeto al legado de nuestros mayores, lo que manifestamos honrando las tradiciones heredadas.

Desde este punto de vista, la Semana Santa de Puente Genil es exactamente igual a todas las demás. Con una música autóctona y unos cantos propios, con la vivencia íntima y fraternal en el interior de nuestros cuarteles de Semana Santa, con una cuaresma desbordante de ilusión, de hermandad y de abrazos, con los desfiles de figuras bíblicas ininterrumpidos desde el siglo XVII… con mil detalles que la dotan de una indiscutible singularidad.

La Semana Santa pontana (la mananta) es digna de conocerse, pero estoy convencido de que la emoción íntima es la misma que cada hombre y mujer de Semana Santa, siente en sus calles y ante su imagen sagrada, sea cual sea y la viva como la viva. Todos creemos que nuestra Semana Santa es especial y diferente, pero en lo íntimo, en el corazón y en el sentido de la celebración, todas son exactamente iguales.