Ofrenda floral en el Colegio la Milagrosa. Han sido y siguen siendo esenciales


Muchos de nuestros alumnos lo han vivido en primera persona al ser sus padres personal que trabaja bajo una bata blanca

Acto en el Colegio La Milagrosa.
Acto en el Colegio La Milagrosa.
Acto en el Colegio La Milagrosa.
Acto en el Colegio La Milagrosa.

¿Qué fue de ese minuto de esperanza y agradecimiento a las 8 de la tarde desde nuestra ventana?

Sin duda, el sacrificio y la labor de todos aquellos llamados esenciales es ejemplo a seguir hoy día por nuestros hijos y alumnos.

El mes de mayo para un cordobés, sin duda es una explosión de color y de sentimientos; y si además eres alumno/a del Colegio de la Milagrosa, estas emociones se ven multiplicadas al tener la oportunidad y privilegio de ofrecer a nuestra Virgen el cariño, la oración, los cantos, la alegría, el color y olor de las flores y en definitiva, mostrarle cada viernes nuestro amor junto a los profesores, compañeros y amigos de la clase.

El curso pasado, el confinamiento debido al virus, nos privó de compartir este momento tan entrañable, y mientras lo único que podíamos hacer era poner a nuestros seres queridos en manos de nuestra Madre Milagrosa y rogar por su salud; policías locales y nacionales, policía militar, Guardia civil, personal de transporte y alimentación, médicos y personal sanitario, luchaban en primera línea de batalla para vencer la soledad, la falta de un familiar, el miedo, la ausencia de alegría y humanidad, el aislamiento… y por supuesto, al Covid 19.

Este constante gesto de amor que durante tanto tiempo llevan realizando los hoy llamados y catalogados de superhéroes, muchos de nuestros alumnos lo han vivido en primera persona al ser sus padres personal que trabaja bajo una bata blanca, detrás de una línea de caja, con pantalón verde, un casco, un tricornio o junto a las luces y a la tensa melodía de una sirena…

Nuestros superhéroes desde que comenzó la pandemia, no los podíamos ni queríamos olvidar, y es por ello que en la ofrenda floral que este viernes hemos realizado los alumnos de la Milagrosa, se les ha querido homenajear y dar gracias por todo ese ejemplo y entrega en su servicio. Nuestras flores han ido hoy de nuestras manos a las suyas, para que tuvieran el honor de ponerlas a los pies de nuestra Madre.

No nos cansaremos de aplaudir. Para nosotros, las ventanas se siguen abriendo en vuestro honor a las 8 de la tarde.

Gracias Virgen Milagrosa por ponerlos en nuestro camino. Con ellos… Todo va a salir bien

Por Francisco Urbano
Profesor del Colegio de la Milagrosa de Córdoba