GALERÍA | Así es el nuevo paso de San Rafael


Se trata de una obra dibujada y elaborada por el tallista José María Higuera, bajo la idea, dirección y supervisión de Antonio López Peláez

Paso de San Rafael./Foto: Jesús Caparrós
Paso de San Rafael./Foto: Jesús Caparrós
Paso de San Rafael./Foto: Jesús Caparrós
Paso de San Rafael./Foto: Jesús Caparrós

El nuevo paso de San Rafael ya se encuentra en la iglesia del Juramento. Una obra dibujada y elaborada por el tallista José María Higuera, bajo la idea, dirección y supervisión de Antonio López Peláez. Este último desvelaba los detalles de la pieza, cuando era presentado su diseño, a La Voz.

“La idea principal del proyecto era el conseguir un paso totalmente distinto a lo que hoy día se suele hacer”, explicaba López Peláez. Se trata de “huir un poco del típico diseño barroco con canasto del que estamos tan acostumbrados a ver en cofradías tanto de penitencia como de Gloria. Para ello hemos tomado de referencia la peana en la que se encuentra el custodio en su camarín de la basílica del Juramento”. En este sentido, señalaba que “no se ha podido hacer una réplica exacta, ya que es una peana que de altura mide más de un metro largo, eso sumado a la altura del Custodio y las medidas reducidas de la puerta nos ha hecho el tener que achatar la pena, rediseñarla siguiendo sus firmas y se ha enriquecido”.

Guirnaldas en los respiraderos

Paso de San Rafael./Foto: Jesús Caparrós
Paso de San Rafael./Foto: Jesús Caparrós

Otro de los aspectos en los que incidía López Peláez radicaba en que, “de cada uno de los salientes de la peana, en su parte inferior sale una jarra que llevara flores y queda como en el aire.

En base a esto se ha hecho el resto del paso, un paso de carece de canastilla. Luego se le han diseñado unos respiraderos rectilíneos con cartelas y motivos florales. Lo más destacado y original de los respiraderos es que en la parte inferior de estos y en todo su perímetro lleva tallada unas guirnaldas de flores, recordando aquellas que ya sacará en su primera salida procesional”.

En las esquinas lleva unos arbóreos muy altos, creo recordar de más de dos metros y poco abiertos y en la base de estos irán algunos Ángeles similares a los que San Rafael lleva a sus pies. La idea de estos Ángeles es que interactúen con los que tiene en la peana, como si estuviesen jugando entre ellos.

Un paso añejo

paso de san rafael 7
Paso de San Rafael./Foto: Jesús Caparrós

Por otra parte, en los costeros llevará algunas jarras de flores y en el costero de la peana llevará un ángel con un punto de luz, similar al que tiene en el juramento. “La idea es de ver a San Rafael en la calle como si lo estuviésemos viendo en su camarín”. De hecho, se pretende ponerle en el frontal y en la trasera del paso los relicarios que tiene en su altar.
“Los hermanos Higuera han captado a la primera mi idea y han conseguido algo original para nuestro custodio. Si alguien me pregunta que defina el futuro paso de San Rafael en una palabra le diría que es un paso ‘añejo’”.