San Juan de Ávila, el patrono del clero diocesano


El obispo de Córdoba recuerda su figura, obras y doctrina en la carta pastoral de esta semana

En este año 2021 se cumplen 75 años desde que el Papa Pío XII declarara a San Juan de Ávila patrono del clero secular en España. Los restos del místico, nacido en Almodóvar del Campo (Ciudad Real) el 6 de enero de 1500 y  que falleció en Montilla (Córdoba) el 10 de mayo de 1569, reposan en la basílica montillana, hasta la que el clero de la diócesis cordobesa se trasladará en esta ocasión acompañados y presididos por el Nuncio de Su Santidad en España, Monseñor Bernardito Auza. “En la fiesta de san Juan de Ávila recordamos a los hermanos sacerdotes difuntos en el pasado año, y hacemos fiesta con los sacerdotes que cumplen veinticinco y cincuenta años de ordenación sacerdotal, dando gracias a  Dios por su vida y su servicio ministerial”, escribe el obispo cordobés en su carta pastoral. 

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández./Foto: Diócesis de Córdoba
El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández./Foto: Diócesis de Córdoba

Don Demetrio Fernández ha destacado la faceta mística del santo: “Él abre camino a una serie de místicos españoles de esa época, el siglo de oro de la mística española. Su obra principal Audi filia está escrita para todos los públicos, es un tratado de vida cristiana, que presenta el panorama de la vida espiritual, explicado en todos sus aspectos”. Y no olvida, por supuesto, la doctrina avilista que considera “urgente” en esto tiempos, ya que “en un contexto de relajación de las costumbres del clero, san Juan de Ávila urge a la santidad de los sacerdotes, viviendo en primera persona un estilo de vida, que suscita seguidores, la escuela sacerdotal avilista, como una oleada de santidad, que reforma la Iglesia en sus cimientos. Hace caer en la cuenta de la grandeza y alta dignidad del sacerdote por su trato con la Eucaristía. Le invita a vivir pobre, como Cristo, erradicando toda codicia y amor al dinero. Y presenta la realidad sacerdotal atrayente de una vida pura, que suscita el atractivo del amor más grande”.

Y en este sentido, el prelado abunda en que “cuando hoy vivimos una profunda crisis a todos los niveles, sobre todo en la fe del pueblo santo de Dios, la vida y la doctrina del santo doctor Juan de Ávila, se hace más actual que nunca. El proyecto pastoral no es el de unas cuantas acciones inmediatas, sino el de procurar la santidad de los sacerdotes, cuyo ejemplo de vida suscitará abundantes vocaciones y estimulará la santidad de todos los cristianos”.

Pueden leer la carta pastoral íntegramente en este enlace.