Cofradías que no utilizan el camino más corto (II)


La Misericordia no duda en utilizar la Corredera como camino de ida, pese a tener que recorrer 950 metros, por los 515 del regreso por Lineros, unos 50 minutos más corto

procesiones cofradía
Nazarenos del Perdón./Foto: Luis A. Navarro
PSOE Agrupación
Nazarenos de la Misericordia./Foto: Luis A. Navarro

Entre los cofrades, más aun entre los que pertenecen a hermandades de silencio o de corte serio, suele afirmarse que lo ideal -en cuanto a las estaciones de penitencia se refiere- es dirigirse a la Catedral por el camino más corto y retornar al templo de forma similar. 

Sin embargo, esta afirmación está lejos de cumplirse en numerosos casos, bien porque pasar por determinado enclave resulte emblemático para la hermandad, bien porque algún obstáculo o estrechez impida el recorrido más directo. 

Entre las cofradías de la capital cordobesa hay varios ejemplos de ello y, a continuación, les ofrecemos algunos ejemplos.

Un balcón nada cofrade

El Miércoles Santo ofrece varios casos de recorridos que se prolongan, de forma voluntaria en alguna circunstancia, o forzada por el urbanismo en otras. Este último caso se encuentra la hermandad del Perdón. De su sede sólo le separan 60 metros de la calle Deanes. Sin embargo sus pasos, aunque de reducido tamaño para franquear la puerta del templo de San Roque, no son lo suficientemente estrechos para acceder por ese camino, en el que los balcones de las primeras plantas forman una barrera infranqueable para ellos,  por lo que se ven obligados a subir hasta el colegio de las esclavas, y a través de Barroso acceder a Blanco Belmonte y bajar por la Plaza Agrupación de Cofradías y Conde y Luque  hasta la citada calle de los Deanes. Esto supone más de setecientos metros de camino por calles complicadas para los capataces y costaleros, y en ello invierte casi hora y media. A esto hay que añadir que su regreso se produce a través de las calles San Fernando, Diario de Córdoba, Claudio Marcelo y plaza de la Compañía, desde donde busca de nuevo la calle Barroso, en lugar de acceder a ella de nuevo por Deanes, Conde y Luque y Blanco Belmonte, ya que al ser la primera hermandad del día, encontraría otras cofradías en carrera oficial si quisiera cruzarla buscando ese camino. Por ello se da una paradoja: La corporación que en línea recta se encuentra más cercana a la Catedral emplea casi siete horas en su recorrido, mientras que otras más alejadas lo hacen en menos

Un jardín y una plaza

En la misma jornada, la hermandad de la Paz alarga también su recorrido, aunque por diferentes razones. Para los hermanos de Capuchinos el paso de sus titulares por los jardines de Colón supone uno de los momentos culminantes de su estación, por lo que han hecho emblema de ello, aunque suponga  una hora más de recorrido. La misma hermandad que emplea menos de una hora en desde su sede hasta las Tendillas, cubriendo 570 metros, emplea entre los mismos puntos dos horas a su vuelta, para lo que camina casi 1000 metros.

También el paso de la hermandad de la Misericordia por la Corredera es un momento emblemático de nuestra Semana Santa. Por eso la cofradía de San Pedro no duda en utilizarla como camino de ida, pese a tener que recorrer 950 metros, por los 515 del regreso por Lineros, unos 50 minutos más corto.

Pasar por la antigua casa

El Jueves Santo, la hermandad de la Caridad parte de la parroquia de San Francisco para realizar un recorrido que presenta cierto parecido con el que cubrió cuatro días antes la del Huerto. Buscará también la Corredera y San Pedro, aunque lo hará por San Fernando y Diario de Córdoba en lugar de utilizar Fernando Colón. Además, al llegar a la plaza del Potro buscará la proximidad del museo Julio Romero de Torres, que ocupa el bello edificio que fuera en tiempos Hospital de la Santa Caridad, donde la primitiva hermandad tenía su sede, y por Romero Barros volverá a salir a San Fernando, a tiro de piedra del templo del que partieron. Esto transforma los escasos 250 metros que dista su iglesia de la Cruz del Rastro en 1560.

Dejar paso

El Viernes, para evitar obstaculizar a las hermandades de la Expiración y la Soledad, que en ese momento regresan de la Catedral por Cardenal González, la de  los Dolores da un pequeño rodeo que le lleva de San Fernando a la Plaza del Potro y la Ribera, unos 250 metros más. A su Vez, la Expiración se habrá dirigido a la Carrera Oficial no por Diario de Córdoba y San Fernando, sino por las paralelas de Fernando Colón y Huerto de San Pedro el Real hasta salir al arco de San Francisco, buscando un mayor recogimiento, aunque la diferencia de metros es de sólo 60.

Como el lector habrá visto a lo largo de este reportaje, en unos casos se trata de escasos metros, y en otros de horas de recorrido. A veces por razones insalvables y otras por algún motivo tradicional, simbólico, o la simple belleza del enclave elegido, en cofradías no siempre el camino más corto es el elegido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here