La priora de las Carmelitas agradece a la Buena Muerte su generosidad


Las hermanas han agradecido "de corazón a la hermandad la inestimable caridad con que generosamente nos han tratado, colaborando y ayudándonos"

cultos coronavirus buena muerte
Santísimo Cristo de la Buena Muerte./Foto: Jesús Caparrós
Cuaresma sevilla La Voz
Vía crucis de la hermandad de la Buena Muerte./Foto: Irene Lucena

La hermandad de la Buena Muerte de la capital cordobesa vendió, durante cinco fines de semana, incluido el del viernes de Dolores a Domingo de Ramos, dulces de tres conventos, a fin de ayudar al sostenimiento de los mismos. 

Estos eran el de las Carmelitas Calzadas, que está junto a Sansueña; el de las Descalzas de Santa Ana; y el de las Clarisas de la calle Agustín Moreno. Como se ha confirmado desde la corporación de la Madrugá a La Voz de Córdoba, “en ningún caso ha sobrado, porque si sobraba se lo quedaba la cofradía para otras obras sociales, como comedores. Pero no ha sido necesario”. 

En este sentido, desde la institución penitencial se ha subrayado que, “es más, les hemos tenido que pedir más para, por ejemplo, invitar el Domingo de Resurrección a los mayores de la residencia Santisima Trinidad”. A la par que se ha explicado que “la hermandad no ha obtenido ningún beneficio, todo ha sido para ellas”. Recaudando 5.800 euros, aproximadamente.

La iniciativa llevada a cabo por la Buena Muerte ha sido muy agradecida por las monjas. Sirva como ejemplo la carta que la priora del monasterio del Sagrado Corazón y Beato Tito Brandsma (Monjas Carmelitas), Dolores Domínguez, ha remitido a la cofradía.

En la misiva, la priora expresa, “en nombre de las hermanas de la comunidad y en el mío propio”, su deseo de “agradecer de corazón a la hermandad la inestimable caridad con que generosamente nos han tratado, colaborando y ayudándonos en la venta de los dulces que elaboramos en este tiempo hermoso de Semana Santa”.