El Buen Pastor y las vocaciones


El obispo de Córdoba escribe esta semana sobre la Jornada mundial de oración por las vocaciones

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, atiende esta semana en su carta pastoral a la llamada que la Iglesia realiza hacia “la atención acerca de las vocaciones de especial consagración, la de todos aquellos hombres y mujeres que hacen presente en el mundo de hoy la ternura del buen Pastor, tocando las heridas de nuestra humanidad sufriente para sanarlas. Hombres y mujeres dedicados a la atención a los pobres, a los enfermos, a los ancianos, a los emigrantes, a los descartados de cualquier tipo. Personas dedicadas a la educación de los niños y los jóvenes. Manos tendidas a los que sufren violencia, maltrato, abusos, injusticia”.

Y es que este domingo se celebra la Jornada mundial de oración por las vocaciones, con el lema “¿Para quién soy yo? . El prelado apunta que esta jornada “quiere suscitar sobre todo en los jóvenes cuál es el sentido de su vida, para quién quieren vivir su vida, a quién quieren entregarla. Y a todos los fieles recordarnos la necesidad de que todas esas vocaciones vayan acompañadas de nuestro interés y oración. Jesucristo buen pastor sigue llamando para buscar a los que están abatidos y necesita corazones y brazos que lo hagan presente”. Recuerda el obispo que Jesús se presenta diciendo: “Yo soy el buen pastor, que conozco a mis ovejas y doy la vida por ellas” y añade que “la imagen de Jesús cargando con la oveja perdida, que acaba de rescatar, suscita ternura en quien se siente identificado con esa oveja, a la que Jesús no maltrata ni pide cuentas, sino a la que acaricia y trata con cariño”.

Concluye el obispo su carta pidiendo que “oremos por las vocaciones consagradas, por los sacerdotes, por todos los que viven su vida para el Señor y para bien de los demás. La vida es muy bonita cuando se vive como el buen Pastor, para dar la vida por los demás”.

Pueden leer la carta pastoral de manera íntegra en este enlace