La segunda coronación de la Virgen de las Angustias


La amplitud del templo no fue capaz de contener el número de fieles que se dio cita para este acontecimiento y la hermandad instaló megafonía en la plaza

virgen angustias
Virgen de las Angustias. /Foto: LVC
virgen angustias
Virgen de las Angustias. /Foto: LVC

La imagen de la Virgen de las Angustias es la que más veces ha sido coronada en Córdoba. A lo largo del siglo XX se celebraron tres ceremonias que se consideraron como coronaciones, aunque la última de ellas, celebrada el 11 de octubre de 1987, fue la única con el rango de coronación canónica, en una solemne ceremonia celebrada en San Pablo.

La primera de todas tuvo lugar en 1925, cuando se le impuso la diadema realizada en los talleres de Aumente y que fue una donación de Manuel Revuelto. Esta pieza sufrió una transformación unas décadas después, con la incorporación de una media corona, pero recientemente la vuelto a su aspecto primitivo, siendo una de las piezas más características y personales del ajuar de la Virgen de las Angustias.

La segunda coronación se desarrolló igualmente en San Agustín, el 1 de marzo de 1953, con motivo de la imposición de la corona realizada por Rafael Peidró, según diseño de Manuel Mora. La ceremonia se desarrolló al término de la fiesta de regla de la hermandad y el obispo, fray Albino González, impuso la nueva joya en presencia de los padrinos, el hermano mayor, Amador Naz, y la camarera mayor, Carmen Coello de Portugal.

El barrio se volcó con la Virgen de las Angustias

Fray Albino hizo uso de la palabra para resaltar la significación del acto e hizo votos para que “una corona de corazones fervorosos nimbe siempre las sienes de la maravillosa imagen de Juan de Mesa”.

Como era habitual en la época, la presencia de autoridades fue masiva. Los primeros bancos de San Agustín fueron ocupados por representantes de instituciones civiles y militares, además de religiosas y cofrades. La amplitud del templo no fue capaz de contener el número de fieles que se dio cita para este acontecimiento, por lo que la hermandad de las Angustias instaló un sistema de megafonía en la plaza de San Agustín desde donde pudieron seguir la ceremonia quienes no pudieron acceder a su interior.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here