El Pregón de la escenificación


Un niño de 10 años abre el Pregón de la Semana Santa de 2021, que ha repasado las obras de Fray Ricardo y Pablo García Baena, entre otros

Pregón de la Semana Santa de Córdoba de 2021./Foto: Jesús Caparrós
Los hermanos Wals./Foto: Jesús Caparrós

La Cuaresma de 2021 ha cobrado una nueva dimension este sábado en el Gran teatro de Córdoba. Y es que la celebración del Pregón de la Semana Santa traía consigo el recuerdo de lo que fue y no sabemos con certeza si volverá a ser como era.

El acto comenzaba con la entrega de las distinciones de Cofrade Ejemplar de 2020 y 2021 a Fernando Morillo y Ángel Maria Varo. Le seguía un concierto de marchas procesionales interpretadas por los hermanos Wals Dantas, Rafael al piano y Eduardo al violín. Los dos músicos interpretaban cuatro piezas, que comenzaban por ‘Un recuerdo’, la marcha que Eduardo Lucena compuso a la hermandad del Santo Sepulcro; y, entre otras, también sonaba Jesús Joaquín Espinosa de los Monteros, con ‘Al cielo de Capuchinos’. Y esto con una magistral interpretación de los hermanos Wals. 

El pregón de la Semana Santa de 2021 – o mejor dicho- el recuerdo de los pregones que fueron, era presentado por quien iba a pronunciar el pregón del año 2020, que hubo de ser suspendido por la pandemia, Rafael Fernández, que realizó un extenso prolegomeno.

Pregón
Comienzo del Pregón./Foto: Jesús Caparrós

“Los textos del pregón han sido seleccionados entre pregones de diversos años que se caracterizaron por su importancia, calidad u originalidad, y serán leídos por seis personas distintas, que mantendrán un diálogo entre ellos para mantener el hilo conductor de todo el discurso. Los pregoneros, Maite Montero, Gonzalo Herreros, Pastora Doctor, Miguel Ángel Lopera, Andrés Romero y Domingo Torres, han sido dirigidos por Miguel Ángel de Abajo, cofrade y pregonero, quien también ha trabajado sobre los textos de los pregones”, recordaba la Agrupación está semana en un comunicado.

Lectores del Pregón./Foto:Jesús Caparrós

Llamó la atención que, en el escenario, junto a la Cruz Guiona estuviesen los estandartes de las hermandades de los lectores, al fin y al cabo, de pregones de otros. La dramatización no defraudó, pero dejó la sensación de eso mismo, de una obra de teatro más que de un pregón. Y así quedó de manifiesto en la irrupción de un niño al cien o de este, como en una función, que desató la ovación del respetable. 

Montero Galvache, Fray Ricardo y Pablo García Baena han centrado una escinificación que se ha servido de otros pregones para repasar a todas las hermandades. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here