OPINIÓN | La Soledad


En ese momento, que reconoces irrepetible, la huella de la creación aparece, casi como dijo San Agustín

Virgen de la Soledad de Cabra./Foto: BJ
Virgen de la Soledad de Cabra./Foto: BJ
Virgen de la Soledad de Cabra./Foto: BJ
Virgen de la Soledad de Cabra./Foto: BJ

El destino era Ítaca, pero lo importante era el camino. Así lo entendió y lo explicó Kavafis en un poema que es la vida misma, elevando la inteligencia humana a un Arte superior. El mismo con el que el hombre saca lo mejor de sí para ofrendárselo a Dios.

Y, en esa circunstancia, el cofrade pasa sus días contando primaveras, viernes de Cuaresma, semanas santas… Repasa los vídeos que fueron, las marcas que sonaron y tantos detalles que no regresarán, pero que alguna vez palpitaron en su pecho con la emoción de la primera vez de esclavina, costalero, nazareno o en el papel de músico tocando tras su devoción.

Como en una mañana de Sábado Santo, cuando la suerte de la cruz ya está echada y la Virgen de la Soledad sale por las calles de Cabra, languideciendo su rostro demacrado ante la muerte; en su camarín aprieta fuerte las manos rezando, como siempre lo hizo, por los desterrados hijos de Eva. 

No se trata de un ritual, ni de una imagen más, ya que en esa distancia corta -la misma que separa la vida de la muerte- todo se comprime en el pecho y aprieta como se mensaje grabado en el hombre que es imagen de Dios.

En ese momento, que reconoces irrepetible (como aquella salida que viste en el interior de la basílica del Gran Poder), la huella de la creación aparece, casi como dijo San Agustín. Comprendes que la fe ha invadido tus sentidos y que, más allá de las cofradías, del canon, del rito y la regla, el mecanismo interior ha saltado en mil pedazos.

Hacía mucho que quería verla (estaba Manolo Martínez Lagares en aquella primera visita fallida), pero el momento fue en un viernes de Cuaresma. Fueron segundos que parecieron siglos. Era la Soledad no ya de María, sino del hombre ante la eternidad prometida, ante la Madre de Dios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here