La Cuaresma empieza en san Andrés


Este Miércoles de Ceniza, la Cuaresma ha vuelto a comenzar en San Andrés, dentro del templo, con la imposición de la ceniza, con el Señor estático en el altar y el rezo del vía crucis

Cuaresma
Vía Crucis de Nuestro Padre Jesús de las Penas./Foto: Francisco Patilla
whatsapp image 2021 02 17 at 190644
Vía Crucis de Nuestro Padre Jesús de las Penas./Foto: Francisco Patilla

Durante siglos, para librarnos de la peste (lo que ahora se conoce por pandemia), se realizaban procesiones de rogativas. Ahora, con la certeza que un acto multitudinario es un foco de contagio, las cofradías -las que los hacen- organizan actos en los que se cuida cada detalle de las medidas preventivas.

whatsapp image 2021 02 17 at 211506 1
Vía Crucis de Nuestro Padre Jesús de las Penas./Foto: Francisco Patilla

Y en esa tesitura hemos llegado al Miércoles de Ceniza, al comienzo de una Cuaresma en la que la mayor parte de los cofrades agudizan la memoria, para recordar lo que antes fue. Y, en San Andrés, fue mucho cada Miércoles de Ceniza, cuando al caer la noche se abrían las puertas del templo fernandino y Jesús de las Penas presidía el ejercicio del vía crucis por las calles de su barrio.

whatsapp image 2021 02 17 at 190644 1
Vía Crucis de Nuestro Padre Jesús de las Penas./Foto: Francisco Patilla

Ese momento era el comienzo oficioso de la Cuaresma; la primera señal en el camino hacia la Semana Santa de muchos cofrades; el día en que ya se respiraba otra cosa, y hasta el incienso perfumaba distinto. Con el Señor sobre la parihuela portada por sus devotos, la gente se agolpaba en las aceras para verlo pasar, rezarle y quererlo. Algo que, hasta hace un año, era lo normal.

Este Miércoles de Ceniza, la Cuaresma ha vuelto a comenzar en San Andrés, dentro del templo, con la imposición de la ceniza, con el Señor estático en el altar y el rezo del vía crucis cumpliendo el protocolo. El nuevo rito social, porque el espiritual siempre permanece. Con eso no puede ni el coronavirus.