José A. Salamanca: “Una hermandad no está bien gestionada, si para su subsistencia depende de la subvención de un ayuntamiento”


El hermano mayor de la Sentencia ha mostrado su “apoyo total y absoluto al comunicado de la Agrupación, que me consta que están luchando, peleando y velando por el interés de todas las hermandades”

La aprobación de solo la mitad del importe de la subvención municipal no ha dejado indiferente a las cofradías. Uno de sus responsables, el hermano mayor de la Sentencia, José Antonio Salamanca, ha valorado para La Voz de Córdoba esta circunstancia y ha dejado interesantes reflexiones sobre la cuestión.

Salamanca ha mostrado su “apoyo total y absoluto al comunicado de la Agrupación, que me consta que está luchando, peleando y velando por el interés de todas las hermandades”.

El máximo responsable de la corporación del Lunes Santo ha recordado que “la Semana Santa del año 2020 pasará a la historia por ser una semana santa que nos pilló a todos prácticamente fuera de juego, con nuestras estaciones de penitencia realizadas, los repartos de papeletas de sitio realizados, las bandas contratadas, la cera… en fin, un montón de gastos que hemos tenido. Por lo tanto, gastos sí ha habido y, aunque no se han podido ver reflejados en la calle, las hermandades le han respondido a los artesanos y a los que viven de la Semana Santa y de las cofradías”.

A ello ha añadido que “siempre he dicho que las hermandades de Córdoba le aportan más a la ciudad que la ciudad a las hermandades. Es decir, no hay dinero para pagar a las hermandades en Córdoba con todo lo que le aportan: llenamos hoteles, restaurantes, bares”. 

En este sentido, Salamanca ha agregado que “se está notando que este año no ha habido y lo están pasando realmente mal. Si en Semana Santa no saliéramos los negocios no subsistirían, porque ahí reciben una importante inyección, que cubre las temporadas bajas” de la hostelería.

Autofinanciación

El máximo responsable de la Sentencia ha introducido otra cuestión relevante. Y es que, a su juicio “una hermandad no está bien gestionada, si para su subsistencia depende de la subvención de un ayuntamiento”. Mientras que Salamanca ha explicado que “es una ayuda que tenemos, pero nunca puede ser el ingreso más fuerte o el salvavidas que estamos esperando como agua de mayo”. Por lo que “las hermandades las tienen que mantener sus hermanos”. Aunque, “sí es cierto que si se dice una cantidad, el Ayuntamiento debe cumplir y máxime cuando se ha justificado”.