Rezar por la unidad de los cristianos


Monseñor Demetrio Fernandez invitan en su carta semanal, a "la unión personal con Jesucristo, que es la fuente principal de esa unión entre nosotros"

María
El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández./Foto: Cabildo Catedral

Del 18 al 25 de enero se celebra la oración por la unidad de los cristianos, unos días que tienen su relación con la conversión del apóstol San Pablo. En este año el lema es : “Permaneced en mi amor y daréis fruto en abundancia” (”f Jn 15,5-9). El obispo de la diócesis de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández, se refiere a esta fecha en su carta semanal y al significado de la misma. “Los signos de los tiempos empujan a la unidad de los cristianos, fermento de esa gran fraternidad que nos propone el papa Francisco en la encíclica Fratelli tutti. Cómo vamos a ser signo de unidad para el mundo, si no llegamos a estar unidos los discípulos del Señor”, aunque aclara que “no se trata de hacer a todos iguales, cortados por el mismo patrón. Se trata de vivir la profunda comunión del Espíritu en los elementos esenciales y acoger las múltiples diferencias que nos enriquecen a todos”.

No siempre reinó la unidad

“En dos mil años de andadura, la única Iglesia de Cristo ha experimentado dos fuertes rupturas, fruto del pecado de los hombres” recuerda el prelado. ” La primera ruptura grande se produjo entre Oriente y Occidente en el siglo XI. Los Papas recientes nos invitan a respirar en la Iglesia con los dos pulmones” continúa para rememorar también la Reforma:” La otra gran ruptura se produjo a comienzos del siglo XVI, cuando los protestantes se separaron de Roma y Lutero fue excomulgado. Esta segunda ruptura es más fuerte que la primera, y por tanto requiere mayor profundización porque más profunda es la herida”. Monseñor Fernández mira también al presente: “Después de siglos separados, en cada una de las Iglesias y comunidades ha continuado actuando el Espíritu, y por tanto todos y cada uno podemos aportar riqueza al acervo común”.