Francisco Béjar: “Me gustaría que se recordara como la exaltación de la fe, la devoción y la verdad de ser costalero”


Francisco Capet./Foto: Archivo Francisco Capet
whatsapp image 2021 01 13 at 194227 1
Francisco Béjar.

(Jesús Bastante). Francisco Béjar Capet es un capataz montoreño de “corazón y señorío y costalero humilde con casta y hermano en mayusculas con todos. Todo corazón”

Este montoreño de 48 años, me se dedica -a nivel profesional al trasporte. En el ámbito cofrade empezó como costalero en el año ’89, cuando contaba con 16 años, portando al Cristo de la Misericordia. Posteriormente, pertenecería a las cuadrillas del Sepulcro, Resucitado y de la Virgen del Carmen, donde todavía sale. A ello hay que sumar que fue portador en el Cristo de la Flagelación y el Cristo de las Penas. 

whatsapp image 2021 01 13 at 194227 2
Francisco Béjar.

Capataz desde el año ’92 en Humildad ante Pilato el Martes Santo; Virgen de los Dolores en la Madrugá; Santo Sepulcro el Viernes Santo; paso de la Custodia; Virgen del Rosario, patrona de Montoro; y de la Virgen de la Fuensanta; Béjar pronunciará la décima Exaltación al Costalero de la cofradía sacramental del Santo Sepulcro y Nuestra Señora de la Soledad de Montoro,  el próximo 13 de febrero.

¿Qué fue lo primero que sintió cuando le propusieron tal responsabilidad?

Lo primero que se me vino a la cabeza fueron mis padres, los he perdido a los dos en año y medio y, en especial mi padre, que fue durante 25 años capataz del paso del Santo Sepulcro.

¿Cómo va ser su exaltación?

La definiría com una exaltación de fe y reconocimiento a los que empezaron en Montoro el bendito mundo del costal y a mantener nuestras tradiciones.

¿Qué va a transmitir?

whatsapp image 2021 01 13 at 194227
Francisco Béjar./Foto: Archivo Francisco Béjar

Pretendo transmitir mi opinión personal de lo que para mí debe ser un costalero, mi experiencia y mis sentimientos hacia la figura del costalero.

¿Cómo te gustaría que se recordara esta exaltación? 

Me gustaría que se recordara como la exaltación de la fe, la devoción y la verdad de ser costalero.