El rostro viajero de la caridad cofrade


La hermandad de la Buena Muerte beca los estudios de 25 niños en Etiopía durante un año

Niños de Sagurë, en Etiopía./Foto: LVC
caridad
Niños de Sagurë, en Etiopía./Foto: LVC

La hermandad de la Buena Muerte ha incrementado notablemente su obra social en el último año. Gran parte de la culpa de este crecimiento exponencial recae en su diputado de Caridad, Arístides Bermejo, cuya incansable labor ha llevado a la cofradía a acompañarle con su acción benefactora en un viaje de más de 5.500 kilómetros. Los que separan Córdoba de Sagurë, en Etiopía. Hasta allí, aprovechando un viaje que éste realizaba con la organización no gubernamental “Amigos de Silva” para dotar de pozos los poblados de zonas desérticas, ha hecho llegar a un colegio regentado por las misioneras del Santo Rosario la cantidad necesaria para costear los gastos durante el curso de 25 niños sin recursos.

whatsapp image 2020 03 05 at 13.34.00 2
Arístides Bermejo en La Voz de las Cofradías./Foto: Francisco Patilla

Bermejo es conocido en la ciudad no solo por ser gerente del Parque Joyero, sino también por su implicación en numerosas actividades solidarias de este tipo. Por ello cada año dedica gran parte de sus vacaciones a viajar por América y África en colaboración con diferentes proyectos sociales. Cofrade de la sevillana hermandad de los Estudiantes, al llegar a Córdoba por razones laborales ingresó en la corporación de la madrugada. Fue precisamente su conocida implicación en estos aspectos lo que llevó a la candidatura del actual hermano mayor a pedirle que se integrara en el cabildo de oficiales ocupando la responsabilidad de la diputación de Caridad. 

Arístides fue el ideólogo de los “Garbanzos solidarios” que la hermandad organizó, y recabó personalmente la colaboración de conocido chef Kisko García así como de varias empresas de ocio y restauración de la ciudad. El resultado de esta actividad se destinó íntegramente a obras benéficas, sobre todo de la Compañía de Jesús y en menor medida de las Esclavas del Sagrado Corazón. Ha encauzado también la actividad de su cofradía hacia la ayuda a diversos conventos de clausura, además de otras instituciones como Cáritas y Adevida. En colaboración con el grupo joven de la hermandad organizó una campaña de recogida de alimentos con destino a la asistencia de los vecinos necesitados de la parroquia del polígono Guadalquivir, y también ha canalizado  discretas aportaciones que la hermandad realiza a diversas personas que permanecen en el anonimato, a los que la actual crisis económica ha azotado duramente. Sin embargo, la acción directa más lejana de las efectuadas ha sido ésta del cuerno de África, que ha llenado de alegría a 25 niños etíopes desamparados esta navidad.