Rompiendo el hermetismo de una tradición milenaria


El taller de bordado artístico Jesús Rosado inaugura su nueva imagen, web y presencia en redes sociales

tradición
Jesús Rosado.
tradición
Jesús Rosado.

Durante siglos, la silenciosa labor de las bordadoras artísticas permanecía protegida y conservada tras los muros conventuales. Esas técnicas y tradiciones, salieron de los espacios religiosos, pero conservaron su halo de hermetismo por un gremio que se alzó como los últimos baluartes de esta expresión artística sin parangón y tan enraizada en nuestra cultura.

Jesús Rosado es uno de estos últimos guardianes de un arte sin libros forjado tras años de experiencia. Hoy, tras más de tres décadas, dirige uno de los talleres de bordado tradicional y pintura a la aguja más reputados y respetados de toda España, con encargos que traspasan las fronteras españolas hasta llegar hasta Puerto Rico o el Vaticano.

En este 2021 se ha querido dar un paso más y hacer visible el trabajo que cada día se realiza en el taller rompiendo este hermetismo.


Nueva imagen, web y redes sociales como forma de proteger el arte del bordado

 
Como el propio Jesús Rosado comenta: “Había que actualizar el concepto de lo que es un taller de bordado, romper las ideas preconcebidas y visibilizar el día a día de lo que hacemos. No hay mejor forma de proteger un arte que darlo a conocer a las nuevas generaciones.”

Por ello desde finales del pasado año se ha venido trabajando intensamente en el desarrollo de una imagen más actual y adaptada a las nuevas tecnologías. Fruto de este proceso se acaba de inaugurar la nueva web que pretende ser una ventana abierta a la vivencia diaria en el taller hasta ahora nunca revelado.

En la web se van recogiendo, además de nuestra historia y datos curiosos, un catálogo de las piezas en las que se va trabajando y con las mejores obras entregadas y estrenadas de los últimos años.

Además, se quiere recoger los momentos más singulares del proceso de confección para que puedan ser apreciados como merecen. Esto será posible gracias a la publicación periódica de artículos en formato blog mostrando diferentes ángulos y perspectivas del día a día y los retos de cada pieza de arte.

Las diferentes redes sociales serán la vía comunicación instantánea de toda esta información y con la presencia en Instagram, Twitter, Youtube y Facebook conseguimos dar visibilidad y captar la atención de un nuevo público desconocedor de esta ancestral artesanía.