Miguel Ortiz: “Cuando vimos el frontal por fin acabado después de tantos años, para nosotros fue una satisfacción grande”


Miguel Ortiz y Manuel Jurado./Foto: Jesús Caparrós
Miguel Ortiz y Manuel Jurado./Foto: Jesús Caparrós
captura de pantalla 2020 12 30 a las 142216
Miguel Ortiz y Manuel Jurado./Foto: Jesús Caparrós

2020 será siempre recordado por el coronavirus. La crisis sanitaria, unida a las consecuencias socioeconómicas de la pandemia han marcado todos los ámbitos de la sociedad. Las cofradías no han sido ajenas y, algunos de sus protagonistas, han ofrecido en La Voz durante los últimos meses su visión sobre la situación. Uno de ellos era el tallista Miguel Ortiz, quien –tras darse a conocer el nuevo dosel de cultos de la Merced– nos concedía una entrevista más amplia que ve la luz ahora. Sobre la crisis, sus efectos y el trabajo que comparte con Manuel Jurado como tallista habla en las siguientes líneas.

¿Tienen encargos en el taller?

Aunque no ha habido procesiones de Semana Santa, afortunadamente, siguen los proyectos adelante. Estamos con la trasera de la Providencia; estamos acabando el paso del Prendimiento; y la cruz de guía de la prohermandad de La O.

Nosotros, por ejemplo, la crisis anterior la notamos a los dos o tres años, que bajó el nivel de encargos

¿Se está notando la crisis que ha provocado la pandemia?

Afortunadamente, han venido proyectos nuevos y otros que se tenían en proceso se están realizando. Pero es verdad que, con los nuevos, cuando querían para el año siguiente, ahora no estamos cerrando los plazos de inicio. Hay ideas nuevas, pero nadie quiere asegurar ni la finalización, ni siquiera el inicio. Hay muchas ideas circulando, pero ninguna se concreta en el sentido de “empezamos ya”. Se están aprobando cosas, pero es verdad que muy poca gente se atreve a fijar unos plazos porque económicamente no se sabe. Y queremos pensar que las cofradías son prudentes a la hora de embarcarse en proyectos que no puedan realizar. Se está moviendo la cosa, no como antes, pero poco a poco.

Si la crisis se prolonga mucho más, ¿cómo afectará?

Todavía podemos aguantar este año en que no ha habido eventos para sacar dinero. Todavía las cofradías tienen un remanente. Lo que todos estamos viendo es que si esto sigue así un año o dos más va a haber un parón casi completo. No lo queremos pensar pero es evidente. Si no hay recaudación de ferias, verbenas, cruces… la propia aportación de los hermanos se reduce. Posiblemente, en un futuro lo notemos. Nosotros, por ejemplo, la crisis anterior la notamos a los dos o tres años, que bajó el nivel de encargos. Esperemos que esta no nos afecte mucho.

Han realizado muchos trabajos en esta última década, con cuál se queda Miguel Ortiz.

Me costaría mucho, porque a todos les pones mucho cariño y al final es una relación, casi de amistad, con la cofradía y cada trabajo le intentamos dar una personalidad. Quizá, el paso del Buen Suceso, al ser el primero que hicimos en Córdoba, cuando el año pasado vimos el frontal por fin acabado después de tantos años, para nosotros fue una satisfacción grande. También el del Prendimiento. Es difícil, la verdad.

De los pasos que no han hecho, cuál le llama más la atención.

cofradías
Miguel Ortiz y Manuel Jurado./Foto: Taller Ortiz-Jurado

Ya no solo personalmente, sino porque es una aportación a Córdoba y a la Semana Santa de Andalucía y a las artes decorativas en sí, el paso del Sepulcro es evidente que aportó en su momento un punto y aparte. No inventaron nada que no estuviera en los retablos, pero tuvieron la valentía de sacarlo a la calle, ponerlo en un paso. Unas cabezas pensantes con un planteamiento muy bueno y ahí está el resultado. Es una joya.

Para quien no conozca el proceso, cuánto se tarda en tallar un paso completo.

Casi nunca nos dedicamos completamente a un paso. Nosotros somos dos personas, si nos pusiéramos solamente en un proyecto, en un año, año y medio (depende de las características del paso) podría estar acabado. Al año sacamos un paso entero, pero no para la misma hermandad: un frontal para una, unos laterales para otra, una trasera para otra, un respiradero… en un año se puede hacer, pero con mucha organización, con una agenda bastante marcada porque son muchos los elementos y los pasos a seguir.