El obispo de Córdoba nos invita a rezar por la paz para recibir 2021


Don Demetrio Fernández recuerda en su carta semanal la celebración de la 54 Jornada Mundial de la Paz el 1 de enero

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández./Foto: Diócesis de Córdoba
El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández./Foto: Diócesis de Córdoba

“Dios pone delante de nosotros una nueva oportunidad para hacer el bien”. Así comienza don Demetrio Fernández, obispo de Córdoba, su carta semanal, refiriéndose al inicio del nuevo año que comienza. Don Demetrio recuerda además lo que el calendario litúrgico ofrece en esta fecha. “La fiesta de Santa María Madre de Dios la celebramos a los ocho días del nacimiento de Jesús, y viene a ser como el sello de garantía de que el nacido es Dios y su Madre virgen. Atraídos por el misterio de María, “en la zarza que Moisés vio arder sin consumirse, reconocemos tu virginidad milagrosamente conservada” (antífona litúrgica). Ella nos introduzca en el misterio de Dios y nos envuelva con su maternidad virginal”.

Jornada Mundial por la Paz

El prelado informa en su misiva de la celebración de la 54 Jornada Mundial por la Paz en este primero de enero y nos dice que ” la paz no será fruto de los consensos humanos, sino que es un don de Dios, que hemos de pedir con disposición de ponernos activamente a procurar esa paz en nuestro mundo”.

Don Demetrio añade que ” la Jornada Mundial de la Paz 2021 tiene como lema: “La cultura del cuidado como camino de paz” para erradicar la cultura de la indiferencia, del rechazo y de la confrontación que suele prevalecer hoy en día”. 

La incongruencia legislativa

En su última misiva del año, Don Demetrio no ha olvidado a la lamentable protagonista de 2020 y a una de las leyes más lesivas contra la vida recientemente aprobada. “El corazón del hombre no está corrompido, y tiene capacidad de reaccionar en la línea del bien. Sin embargo, no persevera en ese bien cuando a nivel mundial manipula el reparto de las vacunas, cuando al mismo tiempo que lamenta los muertos por el Covid-19, aprueba en España una ley de eutanasia. Los cuidados paliativos están en la línea del cuidado como camino de la paz. La eutanasia, sin embargo, está en la línea del egoísmo, de la destrucción y de la muerte”.

Finaliza el obispo  invitándonos a pedir “a Dios que este nuevo año que estrenamos sea venturoso porque prevalezca la gracia sobre el pecado, la luz sobre las tinieblas, el amor que construye sobre el odio que destruye. Santa María, Reina de la paz, ruega por nosotros”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here