La Buena Muerte se posiciona contra la Ley de la Eutanasia


“La hermandad desea recordar que el fin del estado es la defensa del ser humano, y por tanto la defensa de la vida"

cultos coronavirus buena muerte
Santísimo Cristo de la Buena Muerte./Foto: Jesús Caparrós
cultos coronavirus buena muerte
Santísimo Cristo de la Buena Muerte./Foto: Jesús Caparrós

La hermandad de la Buena Muerte de la capital cordobesa ha emitido un comunicado en el que se ha posicionado contra la Ley de la Eutanasia, recientemente aprobada en el Congreso de los Diputados. En este sentido, desde la cofradía de San Hipólito se ha subrayado que “la vida humana como un don divino, merecedor de la más alta dignidad”. 

La hermandad  que dirige Joaquín de Velasco ha señalado que “hace suyas las declaraciones de la Conferencia Episcopal respecto al proyecto de Ley de regulación de la eutanasia, así como la carta Samaritanus bonus, elaborada por la Congregación para la Doctrina de la Fe y aprobada por el Papa Francisco sobre el cuidado de las personas en fases críticas y terminales de la vida”. 

Ante ello, el cabildo de oficiales de la Buena Muerte ha considerado que “los cuidados paliativos ayudan a vivir una enfermedad grave sin dolor, procurando en acompañamiento integral a los enfermos y familiares. Buscan ofrecer alivio, consuelo y esperanza ante el sufrimiento. La falta de estos cuidados paliativos es verdadera expresión de la desigualdad social, y se debe constituir en una de las prioridades de cualquier gobierno”. Por lo que “conviene aclarar que prolongar el sufrimiento de una persona con acciones sofisticadas, costosas y que alargan inútilmente la agonía es un ensañamiento terapéutico innecesario diferente de lo que propugna la Iglesia”. 

En ese apartado la corporación de la Madrugá cordobesa ha recordado que “así lo ha manifestado el Papa Francisco en su intervención ante el congreso europeo de la World Medical Association. Pero eso nunca puede confundirse con negar los cuidados básicos de la persona en sus últimos días”. 

De ese modo, “provocar la muerte nunca puede ser una solución. El suicidio asistido es una derrota para toda la sociedad. Como cristianos estamos llamados a no abandonar nunca al que sufre. Por el contrario, es nuestra misión cuidar y amar al prójimo, transmitirle la esperanza y favorecer una Buena Muerte”. 

En la parte final del comunicado se ha destacado que “la hermandad desea recordar que el fin del estado es la defensa del ser humano, y por tanto la defensa de la vida. Del mismo modo, el fin de la profesión médica es curar cuando sea posible, y en su defecto aliviar o consolar. Nunca causar la muerte”. Para concluir señalando que, “con la intercesión de Nuestra Señora Reina de los Mártires, el Santísimo Cristo de la Buena Muerte ampare a todas las personas que puedan verse afectadas por tan dolorosas circunstancias”. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here