Así es la ‘lectio divina’ de Adviento de Antonio Llamas


El Salmo 91,2 es el eje de una obra que parte de la Palabra, para llegar a la meditación y la oración

Antonio Llamas./Foto: Jesús Caparrós lectio
Antonio Llamas./Foto: Jesús Caparrós
Antonio Llamas Vela./Foto: José I. Aguilera
Antonio Llamas Vela./Foto: José I. Aguilera

El canónigo de la Catedral de Córdoba, Antonio Llamas, ha presentado su lectio divina  de Adviento. En la misma señala, al comienzo, que este tiempo “no es solo un recuerdo. Es una realidad bellísima. Todos esperamos, hacemos tiempo, persistimos, permanecemos en la vida, nos sostenemos como podemos, nos conservamos siempre que sea posible. Dios está siempre presente. Lo importante no es el mal, sino el bien”.

Llamas dedica el primer punto de la lectio divina a la lectura. Y por ello “hemos elegido dos palabras de un salmo para la vida y para el amor, para la convivencia y para la paz (‘Dios mío, en ti confío’, Sal, 91,2)”. En este sentido, el biblista insiste en que “hemos de leer el salmo completo muchas veces. Leer conociendo lo que leemos”. Ya que “el orante habla con el Señor, es consciente de su confianza en Dios”.

Así, “los dos primeros versos hablan por sí mismos. Se trata de alguien que vive junto a Dios y percibe a Dios y se encuentra a su amparo. Es más, se hospeda a su sombra”. Mientras que “el orante nos muestra una secuencia de verbos en futuro, todos son actuaciones de Dios en la historia”. Y “la Palabra de Dios contiene las tonalidades de la verdad”. “Dios existe, no es una falacia” (…); “protege” (…); “el Señor mismo nos guarda en los caminos de la vida”. Porque “las acciones de Dios son siempre, liberar, salvar, poner en alto, situándonos a todos en un lugar inaccesible y seguro”.

La meditación

En el segundo apartado de la lectio divina, Llamas subraya que “Dios no es un extraño para el fiel creyente”. Y, “a través de la lectura, meditación y oración con la Palabra, el Señor se convierte en la razón y norma de nuestra vida”. Y es que, “la experiencia de la lectura, pero sobre todo de la meditación, nos lleva a contar, narrar, describir todo lo que hemos experimentado”.

“Él quiere escuchar todo acerca de nosotros”, recuerda Llamas. Para agregar que “la lectura de la Palabra consiste estar en actitud de escucha. Es entonces cuando entiendo todo lo que se refiere a Él en la Escritura, como le sucedió a los dos de Emaús (Lc. 24, 32). Leo la Escritura, miro la Palabra divina, porque cuando Ella se manifiesta se da, se expresa, se identifica”.

Este apartado de la lectio divina prosigue destacando “confío en ti. Dios a través del salmista indica las relaciones entre personas. Con frecuencia se alude al comportamiento del creyente con Dios. Dicha conducta debe ser comprensible que conlleve una alegría sublime y una seguridad, donde entra de lleno la fe, la esperanza y el amor”.

La oración

La parte final de la lectio sirve para que Llamas nos indique con hermosas palabras que “confiar es quedarse en paz, dormido en el dulce sueño del amor. El amor es Dios. Todos gozamos de esa experiencia, porque sabemos de Alguien que nos ama. Por eso confiamos”.

“La vida no tiene sentido si no nos abandonamos en Ti”, prosigue el biblista, que subraya: “Confío en ti Jesús (…). Tu corazón está siempre en vela, de donde surgen los sueños de la ilusión, del bien, de la amistad y el amor. Tú respondes siempre, acompañas a la persona sea cuál sea su condición y nos concedes la gracia del encuentro”. 

Ello para finalizar señalando que “la Virgen del Adviento que te alumbró un día para la salvación de todos, nos haga repetir constantemente y sin miedo alguno: Dios mío, confío en ti”.

Antonio Llamas

Antonio Llamas es licenciado en Ciencias Bíblicas por el Pontificio Instituto Bíblico de Roma, Doctor en Teología Bíblica por la Universidad Pontificia de Comillas, Doctor en Filología Bíblica Trilingüe por la Universidad Pontificia de Salamanca y Doctor en Filosofía y Letras, Sección Humanidades por la misma universidad. Es profesor del Estudio Teológico San Pelagio, del I.S.C.C.R.R. Beata Victoria Díez y director del Centro Bíblico María Madre de la Iglesia, de Córdoba. Entre sus últimas publicaciones destaca Lectura orante del Audi, filia de San Juan de Ávila, Aproximación al Nuevo Testamento (primera, segunda y tercera parte).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here