Flores solidarias para la Reina de los Mártires


Durante el adviento la hermandad de la Buena Muerte exorna su capilla con flores de pascua

Reina de los Mártires./Foto: LVC
Reina de los Mártires./Foto: LVC
Reina de los Mártires./Foto: LVC
Reina de los Mártires./Foto: LVC

Por segundo año, Nuestra Señora Reina de los Mártires, cotitular de la hermandad de la Buena Muerte, ha amanecido rodeada de una multitud de flores de pascua, que su hermandad ha dispuesto alfombrando su capilla en la Real Colegiata de San Hipólito.

Las plantas, que acompañarán a la imagen hasta la navidad, han sido donadas por numerosos hermanos de la corporación de la madrugada, y además de exornar la imagen vienen a simbolizar el compromiso social de la cofradía, ya que los pascueros ha sido adquiridos a la Asociación Cordobesa para la Integración de Niños Borderline (Acopinb), que los cultiva en un centro de agricultura ecológica que utiliza la actividad agraria como instrumento de integración y terapia para los jóvenes con discapacidad intelectual.

Este año el número de macetas ha aumentado con respecto al anterior, y resulta un contraste llamativo poder contemplar entre la multitud de flores rojas a Nuestra Señora Reina de los Mártires vestida con la saya blanca que bordara en oro fino Rafael Jodar, y un manto negro liso, en símbolo de luto por los fallecidos durante la crisis sanitaria. Este simbolismo se reforzará al llegar la navidad, ya que es de esperar que la cofradía vuelva a poner la imagen del Niño Jesús a los pies de la Virgen.

En este año marcado por la pandemia, Buena Muerte se ha volcado en la acción social, redoblando sus esfuerzos en este campo. Ya en cuaresma organizó un almuerzo solidario que contó con la colaboración del conocido chef Kisko García. Además ha realizado campañas de alimentos, aportaciones económicas a conventos, misiones y otros fines benéficos, y, durante el confinamiento, organizó un grupo de voluntarios para la asistencia de personas mayores.