El futuro de las cofradías cordobesas pasa por Cañero


La cofradía ha dispuesto unos cultos “sencillos”, coherentes con este tiempo que nos ha tocado vivir nos explica el vicehermano mayor

Nuestro Padre Jesús de los Afligidos./Foto: Jesús Caparrós
Nuestro Padre Jesús de los Afligidos./Foto: Jesús Caparrós

Impresiona ver unos cultos llenos, entre semana, con cierre adelantado de los establecimientos a las seis de la tarde y tras una época en que las hermandades no han podido presumir de aforo en este tipo de celebraciones. Llenos, eso sí, teniendo presente el aforo máximo permitido, pero al fin y al cabo, pese a la limitación se puede ver el elevado interés que despierta la cofradía en cuestión.

Se trata de la hermandad de la Presentación al Pueblo y los cultos dedicados al Señor de los Afligidos en la iglesia de San Vicente Ferrer, en el corazón del barrio de Cañero. En la plaza, el vacío es propio de esta época de pandemia; en el templo el calor de los devotos se deja sentir.

La cofradía ha dispuesto unos cultos “sencillos”, coherentes con este tiempo que nos ha tocado vivir nos explica el vicehermano mayor de la Presentación al Pueblo, Ángel Cervera. Quien evoca cómo han sido los altares de años atrás, realizados -por cierto- con un gusto exquisito. Ahora, con el aforo máximo de seis personas en reuniones o agrupaciones, montar un altar es realmente complejo.

Al fondo, en una mesa se hayan los productos que recauda el grupo joven para los más necesitados de la parroquia. En los años anteriores iban a supermercados y se recaudaba alrededor de media tonelada, ahora explican que no lo han podido hacer por las medidas sanitarias.

El coronavirus lo ha cambiado todo -o casi todo-. Porque en la hermandad de Cañero sigue habiendo mucho respaldo popular y, entre su cantera, destaca un grupo ingente de jóvenes, que ya ostentan responsabilidad y el buen hacer de sus mayores. Es una cofradía joven, pero con el poso taimado del trabajo bien hecho. El futuro de la corporación es prometedor, como también el de la Semana Santa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here