Capataces que se quedaron sin estreno en 2020


Carlos Lara./Foto: Luis A. Navarro costaleros 2020
Carlos Lara./Foto: Luis A. Navarro
Carlos Lara./Foto: Luis A. Navarro costaleros
Carlos Lara./Foto: Luis A. Navarro

La crisis del coronavirus dio al traste, a mediados del pasado mes de marzo de 2020, con la normalidad que, hasta ese momento, tenía asumida la sociedad. Dentro de sus consecuencias, los actos de Cuaresma primero, y las procesiones de Semana Santa, después; quedaron en un stand by que aun perdura para este último tipo de acontecimientos.

En el ámbito del costal quedaron por comprobar casi certezas y algunas novedades. Entre estas últimas la puesta de largo de capataces como Carlos Lara, al frente de la Soledad el Viernes Santo. Este iba a ser el cuarto paso que mandara (junto a los de la Concepción, Calvario y Sagrada Cena). Lo que suponía un ascenso cuantitativo que lo situaba en el pódium de los responsables con mayor número de cuadrillas a su cargo.

Se daba, a su vez, la circunstancia de que Lara llegaba a la Soledad, tomando el testigo de Enrique Garrido (a quien también le fue ofrecido, en su momento, el martillo de la Concepción cuando se eligió a Lara), quien iba a debutar, en Semana Santa, al frente del Cristo de la Oración y Caridad de la hermandad de la Conversión de la que ya era capataz de la cofradía.

Otro de los esperados estrenos era el de Jesús Ortigosa al frente de la Piedad. Tras la marcha de Juan Carlos Vidal, en 2020 se agrandaría el tándem que forman el citado Ortigosa y Juan Horacio de la Rosa, aunque en este caso cada uno como titular de las respectivas cuadrillas del Prendimiento.

Ortigosa, además, se marchó de su responsabilidad al frente de la cuadrilla del Mayor Dolor en su Soledad en 2019, curiosamente sin que ese año la hermandad del Caído hubiese procesionado el Jueves Santo. Su relevo lo tomó el veterano capataz Rafael Muñoz, quien tampoco pudo “estrenarse” en este aciago 2020.

José Ángel Tejero y Francisco Luis Castaño tampoco pudieron pasear al misterio de la Redención y al palio de la Estrella por las calles de Córdoba. Mientras que el segundo aun no ha podido (ni en 2019 ni en 2020) dirigir a la cuadrilla de Jesús Nazareno en la estación de penitencia del Jueves Santo. Eso sí, pudo hacerlo en los traslados, de ida y vuelta, de la Magna Nazarena del año pasado. Caso parecido es el de Antonio Barbudo al frente de la cuadrilla de Nuestra Señora de las Angustias.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here