Los ocho problemas a los que se enfrentan las cofradías por el coronavirus


Las hermandades han reanudado, en la medida de lo posible, su actividad. Si bien, se enfrentan a problemas cuyo resultado es bastante incierto

cofradías
Foto: LVC
cofradías
Foto: LVC

Cuando a mediados del mes de marzo se declaraba el primer Estado de Alarma, aquel confinamiento trajo una situación, prácticamente desconocida para las cofradías en casi un siglo. Se suspendieron los actos cuaresmales y, consiguientemente, las procesiones de Semana Santa.

En aquel primer momento se fijaba septiembre como el mes de retorno a la “vieja normalidad”, pero lejos de ser así, a finales de octubre el horizonte es cada vez más oscuro. Con ello, las cofradías han reanudado, en la medida de lo posible, su actividad. Si bien, se enfrentan a problemas cuyo resultado es bastante incierto.

Financiación

La economía es el primer obstáculo en liza. En el caso de las cofradías de la capital, estas perdieron su principal fuente de ingresos con la suspensión de las procesiones y la parte de subvención que se deriva de la venta de sillas y abonos de la carrera oficial. A ello hay que sumar que el cobro de la asignación municipal aun no se ha materializado. Y también es dinero perdido el de las hermandades que montan cruz de mayo o caseta en la feria. Sin olvidar que, muchas de ellas, no pudieron realizar la venta de papeletas de sitio. Por lo que el apartado de ingresos de 2020 será muy exiguo y no se aguarda que el de 2021 mejore.

Hermanos y nazarenos

Es una de las grandes incógnitas por despejar. Cómo afectará la falta de actos y salidas procesionales a las cofradías. Puede que la pérdida en la nómina de hermanos no sea significativa en la mayor parte de los casos, pero está por ver, cuando se pueda hacer estación de penitencia, cuánto crecerán o menguarán los cortejos. Todo apunta a que cuánto más tiempo pase el impacto negativo será mayor.

Cultos

Del problema económico se deriva el del enriquecimiento de los altares de cultos. Cuanto más compleja sea la situación para las instituciones -penitenciales y letíficas-, más difícil será desarrollar altares portentosos. A lo que hay que sumar que la asistencia a los cultos está sujeta a los aforos de prevención del coronavirus.

Artesanos

No es un problema estrictamente para las hermandades, pero si las cofradías sufren para conseguir ingresos, el apartado patrimonial se congelará, como ya está sucediendo en no pocos casos. De tal forma que el elevado número de artesanos que dependen de las cofradías verán muy ajustada su labor, con el consiguiente menoscabo para este gremio.

Bandas

Como en el caso anterior, el problema es y no lo es para las corporaciones. Lo es porque ahora tienen que negociar contratos, en su mayoría, con la denominada “cláusula covid”. Un porcentaje que se asegura la banda, pero en el que también va buena parte de las opciones de subsistir de las formaciones musicales, que se enfrentan a un panorama igual o peor que el de las cofradías. Al que hay que sumar que la imposibilidad de ensayar afectará en una futura vuelta a la normalidad. Como también que muchas pueden llegar a disolverse.

Costaleros

Como en el caso de los nazarenos, la actual situación de parálisis invita a pensar que muchas cuadrillas pueden verse afectadas por la parálisis. El auge de la última década y media puede verse frenado en seco y el regreso sería traumático en algunos casos.

Obra social

Es la gran apuesta de las hermandades. Su labor durante la crisis está siendo aun más intensa, pero la falta de ingresos puede condicionar una ayuda que, durante décadas, ha compensado la que deberían haber realizado las administraciones. Si este apartado se ve afectado, dichas entidades públicas se enfrentarán a un problema y a un escenario sin explorar.

Incertidumbre

Este último por lo genérico no deja de ser el mayor de los problemas a que se enfrentan las cofradías. El no poder aventurar una fecha incide en la forma de trabajar y en la de transmitir el mensaje. Afecta a todos los estratos de la hermandad y quienes lo sobrelleven mejor serán quienes salgan más airosas de esta crisis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here