San Rafael, líbranos de la pandemia


La iglesia del Juramento se ha llenado (hasta donde dejan las medidas de prevención) de fieles, que imploran a San Rafael en los días más oscuros de esta “segunda ola”

San Rafael
Iglesia del Juramento./Foto: Francisco Patilla
José María Bellido y Manuel Laguna./Foto: Francisco Patilla

Córdoba es San Rafael y San Rafael es Córdoba. Tan es así que la ciudad mantiene, como un tesoro legado del tiempo, la celebración del 24 de octubre. Y el de 2020 se ha remontado al origen de la devoción del pueblo a su protector. 

La peste moderna se llama coronavirus y el terremoto son las consecuencias del covid en una sociedad que ira con asombro el cambio de paradigma. Y el arcángel, espera en el altar mayor con la portentosa imagen esculpida por Gómez de Sandoval con el signo de la verdad perdurable, hecha fe, esperanza y caridad.

La iglesia del Juramento se ha llenado (hasta donde dejan las medidas de prevención) de fieles, que imploran a San Rafael en los días más oscuros de esta “segunda ola”. Y lo han hecho en la víspera de las nuevas restricciones para la ciudad que suma contagios, casi de 400 en 400.

El obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández; ha presidido una celebración en la que también han estado presentes el deán-presidente del Cabildo, Manuel Pérez Moya; el obispo de Burgos, Mario Iceta; y el canónigo de la Catedral y rector del Juramento, Fernando Cruz-Conde. Entre las autoridades civiles se han dado cita el alcalde de Córdoba, José María Bellido; así como numerosos ediles; el delegado del Gobierno de la Junta, Antonio Repullo; y el diputado nacional del PP, Andrés Lorite; entre otras. Sin olvidar la presencia de la presidenta de la Agrupación de Cofradías de la capital, Olga Caballero.

La ciudad ha estado representada para rogar a su custodio: San Rafael, líbranos de la pandemia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here